Carlos Rymer

Sustainability, Life, and More…

Plantas a Carbon No Solucionaran Problemas Energeticos

coalLa República Dominicana sufre de un problema energético que nunca ha podido ser resuelto. Los apagones que afectan al país reducen la actividad económica, perjudicando la confianza proyectada al sector privado y empeorando la calidad de vida de los Dominicanos. En este año en particular, los apagones han afectado al país de forma dramática, causando protestas sociales y reclamaciones del sector privado. El problema energético se ha intensificado este año por el incremento en el precio del petróleo, que llego a U.S. $140 por barril, forzando al gobierno a subsidiar al sector eléctrico con un record de alrededor de U.S. $1 billón (R.D. $35 billones). Esto no tan solo causa un problema en el déficit comercial, ya que causa un incremento en el valor de las importaciones, pero también causa un problema en los gastos sociales del gobierno, ya que no se puede invertir lo deseado en programas sociales.

El problema energético en República Dominicana se debe a varios factores. Primero, las perdidas en la transmisión y distribución de la electricidad siempre han sido altas, aunque han bajado un poco en los últimos años (se sitúa ahora alrededor de 35-40%). Estas pérdidas se deben al robo de la electricidad y la ineficiencia del sistema de distribución, el cual causa perdidas tan solo en la resistencia y la dislocación de la electricidad.

Segundo, existe una deficiencia en la oferta energética porque se han creado contratos con empresas privadas que no incentivan la inversión privada en el sistema. Esto ha causado que la oferta no incremente sustancialmente en el sector privado, mientras que la demanda aumenta anualmente. Gran parte de la oferta que ha entrado a la red nacional eléctrica ha sido aportada por el gobierno. Con la nueva Ley de Incentivos a las Energías Renovables, el sector privado está invirtiendo en capacidad nueva que entrara al sistema nacional, pero el problema no será resuelto inmediatamente ya que toma tiempo a que se estructure el sector de energías renovables.

Finalmente, la demanda en el país ha incrementado significativamente, lo que indica que no ha habido ningún esfuerzo para disminuir el consumo de energía vía la eficiencia energética. Fue en este año que se lanzo un programa para mejorar la eficiencia energética, pero esto tampoco lograra resultados inmediatos.

Recientemente, se ha debatido lo que se debe de hacer para solucionar la crisis. El Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) ha propuesto crear un fondo para reducir el robo y pagar la electricidad ya servida. La propuesta también incluye la re-negociación de los contratos con las empresas privadas, la conexión de todos los usuarios en el país con contadores, la re-privatización de las EDEs. Claramente, esta propuesta reconoce que el problema energético del país está en las perdidas eléctricas, por la mayor parte.

En otra propuesta, el geólogo Osiris de León de la Academia de Ciencias plantea que el gobierno invierta hasta U.S. $2 billones en plantas a carbón para elevar la oferta energética. Aunque esto es algo preferible, hay varios problemas con tal propuesta. La primera es que eso requerirá de un incremento significativo en la deuda externa, ya que el gobierno no cuenta con los recursos financieros necesarios. Segundo, tal propuesta ignora las grandes pérdidas eléctricas en el país, lo que significa que alguien tendrá que seguir pagando la tarifa eléctrica de las pérdidas de hoy y las que podrían venir si se suman plantas de carbón con gran capacidad a la red nacional eléctrica. Finalmente, y en esto se basa el resto de esta opinión editorial, tal plan ignora el futuro mundial del carbón mineral, el cual no tiene un lugar en un mundo que quiere reducir las emisiones de dióxido carbono.

Desde hacen años, la administración de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDE) ha querido construir plantas a carbón con capacidad de 1,200MW como forma de solucionar el problema energético. Como Osiris de León, la administración de la CDE ha pensado de que si se aumenta de forma sustancial la oferta, entonces no habría ningún problema energético en el país. Políticamente, quizás esto sea verdad, ya que los consumidores quizás pagarían un menor precio en el corto plazo y tendrían un abastecimiento de 100% de la demanda. Esto sería algo que el pueblo Dominicano felicitaría y quizás retribuiría con votos en el futuro.

Realísticamente, esto no será ninguna solución al impacto económico que las perdidas eléctricas tienen en el país, ya que el gobierno todavía tendría que absorber el costo de estas pérdidas y el de las plantas, que nunca serán de U.S. $450 millones, como pensaba la administración de la CDE cuando fue ofrecida con plantas de una empresa China. Como consecuencia, el gobierno tendría que mantener los niveles corrientes de gastos en el sector social ya que todavía tendría que intervenir económicamente en el sector eléctrico. Es el sector social (la educación, la salud, programas para la juventud y la mujer, protección social, etc.) el cual más necesita del gobierno y el más visible en la sociedad Dominicana.

El otro problema del carbón mineral es que, como el petróleo, hay que importarlo y por lo tanto depende de la situación internacional. El precio del carbón mineral, así como el del petróleo, depende de un mercado internacional en el cual los mayores consumidores, y por lo tanto los que mayor influencia tienen en el precio, son grandes países como Estados Unidos, China, la Unión Europea, y India. Estos son los mismos países que producen y consumen casi todo el carbón mineral anualmente en el mundo. Esto quiere decir, que así como el petróleo, estos países son los que controlan el precio del carbón mineral.

En los Estados Unidos, la nueva administración de Barack Obama ha anunciado que su país está comprometido a enfrentar el cambio climático. Con esta declaración, los Estados Unidos se suma al resto del mundo, especialmente la Unión Europea, en la lucha contra el cambio climático, el cual amenaza afectar significativamente a países vulnerables como República Dominicana. La única forma de enfrentar el cambio climático es incrementar el precio de los combustibles fósiles, especialmente el carbón mineral. Adicionalmente, con la ausencia de tecnología que prevenga la emisión de dióxido carbono causado por la quema del carbón mineral, esto significara que habrá una oferta mundial que disminuirá significativamente con el tiempo, incrementando el precio del carbón así como ha pasado con el petróleo.

Si este es el futuro que la comunidad internacional ha decido para el carbón mineral, entonces no cabe duda de que plantas a carbón en República Dominicana no solucionaran definitivamente el problema energético que sufre el país. Si decidimos instalar plantas a carbón en el país por razones políticas (las ventajas políticas de esconder el problema al publico Dominicano), no tan solo estaríamos incrementando nuestra deuda externa para que los jóvenes tengan que pagarla en el futuro con impuestos, también estaríamos ignorando el problema de las perdidas energéticas y el gran potencial que tenemos de atraer inversiones en la producción y manufactura de energías renovables en tiempos cuando tal sector está en pleno desarrollo agresivo en el país.

La solución a la crisis energética es administrativa. La CDE y las EDEs, con apoyo del gobierno, tienen que enfrentar las perdidas eléctricas en el sistema. Estas agencias gubernamentales-privadas deben trabajar conjuntamente para elaborar un plan que reduzca las pérdidas de 35-40% a 5-10% en cuatro años. Se debe aplicar la ley que criminaliza el robo de electricidad y conectar todos los usuarios de electricidad a la red nacional con contadores.

También se debe modernizar el sistema de distribución con miras a reducir el robo y las perdidas en resistencia eléctrica. Como propone el CONEP, también se debe re-negociar los contratos con las empresas privadas y debe de haber una mayor supervisión del gobierno en las plantas privadas para prevenir problemas y la cancelación de la generación eléctrica. Finalmente, se deben efectuar los planes para ahorrar energía masivamente y entrar a la red nacional eléctrica gran capacidad de energía renovable aportada por campos eólicos, plantas solares-termales, geotérmicas, hidroeléctricas, y otras. Esta es la única solución real al problema energético del país. Las plantas a carbón forman una solución reactiva y costosa que no solucionara los problemas energéticos en nuestro país.

Advertisements

Single Post Navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: