Carlos Rymer

Sustainability, Life, and More…

Archive for the category “Cities”

An Alternative to Banning Sugary Drinks in NYC

Recently, NYC’s Mayor, Michael R. Bloomberg, announced a plan to enact a ban on the sale of large sodas and other sugary drinks at restaurants, movie theaters, and street cars. This is great news because of the obesity epidemic, which is incurring a huge toll on society, especially children. The Mayor made the case by showing how much sugar a regular bottle of soda contains, and arguing that this ban would go a long way in helping reduce obesity in NYC.

Now, while this is a great step forward, I think it’s fair to ask a question: is a ban the best way to reduce obesity? I would argue that it is not. First of all, preventing people from getting sugary drinks will look like certain freedoms are being taken away, and in addition we will be losing economic activity created by the sales of sugary drinks from this ban. In addition, we’ll be denying sugary drinks to people who lead very healthy lifestyles and actually drink these occasionally.

I think a better way to do this, as discussed in the comments to a post of the original NYTimes article on Google+, is to tax these drinks. If NYC were to instead tax sugary drinks heavily, to the point where it’s cheaper to, say, purchase instead healthier options, then we would be doing two things at once: reducing obesity rates while increasing tax revenues. We could use the tax revenues to do another thing that would help reduce obesity: give people greater access to exercise opportunities. The government could provide incentives to build more gyms, give people with low-income credit to access gyms, build more public courts, create more bike paths, and even subsidize healthier drinks. This approach would go farther in reducing obesity without keeping sugary drinks away from people who may occasionally drink them.

Whether NYC would do this or not is another question. I think the idea of a tax would immediately make the politicians promoting the ban scared of the politics of the matter, even though it can be framed in a way that actually gains political points as well. Maybe some other city will follow up with a better approach that taxes instead of bans.

Advertisements

Urban Sustainability: Creating Lasting Prosperity in an Age of Transition

In 2008, humanity reached an important milestone that speaks to an ongoing trend. For the first time, more people lived in urban areas than lived in rural areas. This is important for various reasons, among them that cities can promise greater opportunities for people and help reduce people’s impact on the planet. It also presents key challenges. We have seen what lack of planning can do to large cities, including widespread sprawl and reduced quality of life for people. So, if the vast majority of people will eventually live in urban centers later this century, we have to make sure that we build cities to guarantee the highest quality of life for their residents while also minimizing the impact on their surroundings and the rest of the planet. How do we do that?

While there isn’t one clear way to guarantee that this happens, every city can work towards finding the right ingredients that will spur increased quality of life for people and lower per capita ecological footprint. As a goal, sustainability, or the ability for populations to endure for long periods of time while improving themselves, is the key to ensuring that every city guarantees the best quality of life for its residents while safeguarding the planet. Sustainability can lead to greater innovation, better-paying jobs, an improved urban environment, and lower resource intensity.

Throughout the world, many major cities are embracing the goal of sustainability through specific action plans drawn up by coalitions of government agencies, businesses, non-profit organizations, and individuals. In such action plans, everything that can help increase quality of life while minimizing the city’s impact is on the table. This includes replacing fossil fuels with clean energy, improving overall health of residents, increasing pedestrian-friendliness, building more energy efficient and livable buildings and neighborhoods, creating new and improving existing recreational opportunities, improving transportation, preventing urban sprawl through zoning, reducing waste, enhancing educational and job opportunities, and much more. All of these things not only help reduce a city’s ecological footprint, but also increase the quality of life of its residents through improved social conditions, greater outdoor opportunities, and enhanced economic growth.

One example of such an action plan is New York City’s PlanNYC, which not only initially set a host of specific goals to be achieved in the short term, but also sets long term ambitions to the year 2030. The plan is ever-evolving to align with technological improvements, economic conditions, and experiences. In addition, many of its goals include specific legislative provisions, economic incentives, and public engagement. It covers eighteen specific areas, among them Housing and Neighborhoods, Parks and Public Spaces, Public Health, Transportation, and Climate Change. It is a holistic plan that clearly states what the city will look like in 2030 and specifies how it will get there. It clearly understands the city’s challenges and impediments, and realizes that it needs to constantly evolve and engage politicians, businesses, and the public.

Over the coming decades, it is important for cities large and small to draft such comprehensive and inclusive sustainability action plans. Not only is this important because it can lead to innovation due to the uniqueness of most cities, but also because it will ensure lasting growth. We cannot continue to allow models where urban centers grow outwards into suburbs, leading to decreased quality of life, increased infrastructure costs and pollution, and greater ecological footprints. We need cities to lead in this wave and engage other cities in sharing what they have learned along the way. Sustainability needs to be taken seriously at every level by governments, businesses, and the public. And it needs to be seen as the way forward, not as a political tool or simply a nice thing to do.

As the human population increases and people continue to move towards cities, it is imperative that we act now before it is too late. We can do this through public engagement, city to city engagement, national policy, or international accords, but in the end it must be done if we are to reach sustainable levels of resource use that can guarantee better opportunities for future generations. Urban sustainability needs to become a bigger topic in the international public debate, not just in international conferences, but in mainstream media, government action, business outreach, and public advocacy. We now have enough examples throughout the world of how this can be done, and it is time for cities everywhere to take sustainability as their key to the future.

La Expansion Urbana en Republica Dominicana

santo_domingoComo en muchos otros paises del mundo, la expansion urbana en Republica Dominicana es algo tipico de las ciudades mas importantes. La expansion urbana es simplemente el crecimiento acelerado y no planificado de las zonas urbanas. Es un tipo de crecimiento urbano que se caracteriza con la desigualdad economica y social, la dependencia del automovil, y problemas de salud como la obesidad y la depresion.

Uno de los casos mas visibles es el de los Estados Unidos, donde la dependencia del automovil ha creado suburbios conectados a las grandes ciudades. En tal caso, la dependencia del automovil no tan solo causa una gran dependencia del petroleo, pero tambien un mayor consumo de energia, una tasa mas alta de problemas de salud, y una desigualdad economica y social que divide ciudadanos de una misma region. Es tan serio el problema en tal pais que los ciudadanos con empleos que usan vehiculos para llegar a sus trabajos gastan algunos 50 dias en total de cada año solo en el automovil.

En Republica Dominicana, se ha seguido el mismo modelo que en paises donde la falta de planificacion urbana lleva a la dependencia del automovil. En el 1990, el parque vehicular en el pais era de apenas algunos 250,000 vehiculos, de los cuales un 60% eran vehiculos personales. En el 2001, los vehiculos personales en el pais ya eran mas de 600,000, mientras los comerciales superaban los 250,000. A finalizar el 2008, ya habian mas de 2.4 millones de vehiculos en el pais, 10 veces mas que en el 1990. Esto significa que para cada cuatro Dominicanos en el pais, existe un vehiculo. Para hacer el caso mas extremo, la mayoria de las nuevas ventas de vehiculos personales son de “yipetas,” las cuales utilizan mas combustible que los vehiculos convencionales. Esta tendencia de cada vez ser mas dependiente del automovil, aunque para muchos aparenta beneficiosa, tendra graves consecuencias sociales para el pais.

Primero, la dependencia del automovil traera gran vulnerabilidad en cuanto a la subida del precio del petroleo. Como un pais dependiente de las importaciones del petroleo, Republica Dominicana es vulnerable a los disparos en los precios del petroleo en mercados internacionales. Cuando el precio del petroleo se dispara, como sucedio en el 2008, los Dominicanos tienen que gastar una mayor porcion de sus ingresos en combustibles importados, causando una perdida en el gasto para productos y servicios nacionales, afectando negativamente la economia nacional. Esto puede afectar pequeños negocios y incrementar el desempleo.

Segundo, mientras mas vehiculos se compran en el pais para uso personal, mas se construye hacia afuera de las zonas urbanas. En muchos casos, familias deciden comprar un vehiculo porque han comprado o construido una casa hacia las afueras del centro de una ciudad, lo que no tan solo los hace dependiente de un automovil, pero que tambien trae mayores gastos para el gobierno ya que tal tiene que invertir en el asfaltado de nuevas calles, la construccion de nuevos acueductos, la instalacion de nuevas lineas electricas y telefonicas, y la puesta en marcha de mas escuelas, oficinas, y oficiales de seguridad.

Tercero, asi como las zonas urbanas de expanden por la dependencia del automovil, los Dominicanos suelen hacer menos ejercicios, tienen menos relaciones sociales, y toman mas tiempo adentro del hogar por la falta de actividades. Esta es una de las causas del incremento de la obesidad en el pais y las enfermedades relacionadas a tal mal. Tambien es una de las causas de la depresion, algo que puede llevar a la juventud al consumo de substancias ilegales y a la perdida de la autoestima.

Finalmente, la expansion urbana marca una separacion de clases sociales y economicas. La clase media y la clase alta del pais suelen ser los que se mudan hacia las afueras de las zonas urbanas (especificamente suburbios), ya que son los que pueden invertir en un vehiculo y en una nueva casa. A la vez, esto suele llevar a los negocios a colocarse en areas mas cercanas a zonas donde personas de estas clases viven, forzando al gobierno a invertir menos en zonas empobrecidas y invertir mas donde se mudan las clases alta y media. Aunque el gobierno actual tiene programas significativos para confrontar esta situacion donde las zonas empobrecidas son abandonadas, no cuenta con los recursos suficientes para lograr que la desigualdad economica y social sea menor. Sin incentivos para que el sector privado invierta en tales zonas mediante regulaciones de desarrollo urbano, las zonas mas empobrecidas de las zonas urbanas suelen a seguir en condiciones de deterioro social. De ahi surge la delincuencia, el consumo de substancias ilegales, el desempleo, y el deterioro de la infraestructura.

La expansion urbana en Republica Dominicana no puede ser combatida unilateralmente. Los Dominicanos que se han beneficiado del crecimiento economico que ha experimentado el pais han decido mudarse hacia afuera de las zonas urbanas porque tienen los recursos y han basado sus decisiones en la confianza de que tendran una mejor vida, algo que al fin del dia no es cierto en la mayoria de los casos. El sector privado ha decidido seguir los recursos economicos en vez de invertir en la igualdad economica. Y el gobierno tambien se ha visto forzado a responder a los Dominicanos con mas recursos economicos con el asfaltado de calles y carreteras, la construccion de acueductos, y la provision de otros servicios. Al final del dia, la expansion urbana en Republica Dominicana deber ser confrontada conjuntamente, empezando desde los gobiernos municipales.

Los gobiernos de las zonas urbanas del pais tienen que trabajar conjuntamente para proponer y aprobar reglas que ordenen el crecimiento urbano, enfocandose en el mayor uso posible del terreno que ya esta circulado por construcciones humanas y diversificando los usos en todo el territorio urbano. Se debe comenzar con la puesta de limites de donde no se puede construir mas para impedir mas expansion urbana innecesaria. Luego se debe analizar detalladamente los espacios urbanos libres y la factibilidad de construir hacia arriba no tan solo para condominios lujosos, pero tambien para viviendas economicas y centros comerciales para todas clases. Tambien se debe enfocar el uso mixto (comercial y residencial) de todas las zonas para que los ciudadanos tengan rapido acceso a productos y servicios de primera necesidad y se incentive el crecimiento sociocultural.

El plan de desarrollo urbano tambien debe incluir espacios para el crecimiento industrial, la creacion de areas verdes, culturales, y de deporte para el beneficio de los Dominicanos, la construccion de sistemas de transporte masivo por el sector privado, y la garantia de amplio espacio para los peatones en todo el territorio urbano. Tal diseño no tan solo reducira la dependencia del automovil y el uso de la energia importada, si no que tambien incrementara las relaciones sociales que fomentan cultura, reducira la obesidad, la depresion, la delincuencia, y el consumo de substancias ilegales, y impulsara el desarrollo economico y turistico de las zonas urbanas.

Republica Dominicana no puede seguir el modelo de la dependencia del automovil. Las medidas que el gobierno ya esta tomando para incrementar el uso del transporte masivo publico deben ser complementadas con planes para prevenir la expansion urbana innecesaria e incentivar al sector privado a invertir en areas empobrecidas y en mas proyectos de transporte urbano publico. Pero esto debe salir de los gobiernos municipales en las zonas urbanas del pais lo mas pronto posible, antes de que el pais sea muy dependiente de su parque vehicular.

El Mundo Sigue Ignorando Planificacion Urbana

santo_domingoEn los últimos tres años, el mundo ha visto el precio del petróleo subir más de 150%. A la misma vez, nuestro conocimiento científico sobre el cambio climático ha incrementado rápidamente, llevando a los científicos a concluir que debemos actuar agresivamente y con rapidez para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero. Con el petróleo como una base fundamental del desarrollo mundial y el cambio climático como un gran riesgo para el presente y el futuro de la humanidad, muchos países han comenzado a tomar alternativas energéticas seriamente para reducir los impactos económicos que trae el alza del precio del petróleo y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En el área del transporte, las alternativas que hoy tienen mucha atención son los biocombustibles.

Los biocombustibles son aquellos que provienen de materia vegetal. Típicamente, se trata del biodiesel basado de los aceites vegetales y el etanol. La mayoría del biodiesel producido en el mundo se procesa y se consume en Europa, donde han convertido una parte significativa de la producción agrícola para la producción de biodiesel. Otra fuente de aceites para Europa, en particular Alemania, es Indonesia y Malasia, donde se siembran extensos terrenos de palma aceitera.

En Brasil, el líder mundial en la producción de etanol, se ha producido etanol desde hace tres décadas, cuando el primer embargo petrolero mundial llevo al gobierno Brasileño a tomar medidas para reducir las importaciones petroleras. Brasil desarrollo su industria de etanol a partir de la caña de azúcar, la cual reduce las emisiones de gases de efecto de invernadero por alrededor de 40% cuando hecho sosteniblemente. Los Estados Unidos también se ha convertido en un líder mundial en la producción de etanol con u incentivo de U.S. $0.50 por galón producido domésticamente y una tarifa de igual valor a cualquier importación de etanol. En el caso de los Estados Unidos, casi todo el etanol se está produciendo del maíz, ya que ese país es el líder en producción de este grano.

Las consecuencias del uso de la producción agrícola para los combustibles ya están teniendo efectos graves. Los incentivos a la producción de etanol en los Estados Unidos están contribuyendo al alza de los precios de la comida mundialmente, poniendo en riesgo de la pobreza 100 millones de personas. Los negocios agrícolas en ese país están convirtiendo en terrenos de maíz tierras que se utilizaban para crecer soya, trigo, u otro grano importante. Además, esto está contribuyendo al corte de los bosques tropicales en Asia y Sur América y la contaminación y la degradación de los suelos y las aguas en muchos de estos lugares por el incremento del uso de fertilizantes.

En el caso de los Estados Unidos, existe una controversia porque no se sabe conclusivamente si la balanza energética del etanol derivado del maíz es positiva. Mientras algunos creen que lo es, otros dicen que el crecimiento intensivo del maíz cause que la balanza sea negativa. Otros critican los subsidios al etanol a partir del maíz porque ya existe un mandato que obliga a los productores de combustibles a incrementar la producción de etanol en la siguiente década. El mandato se suma a los subsidios para incentivar el consumo de la gasolina derivada del petróleo ya que el precio del etanol estará por encima de la gasolina por el valor del subsidio de acuerdo al modelo de la oferta y la demanda.

Con todas las críticas validas ya expuestas, ahora los gobiernos y los sectores privados quieren solucionar los errores cometidos con medias medidas como el etanol a partir de la celulosa y la producción masiva de vehículos híbridos eléctricos. Mirando hacia el pasado, podemos ver que la primera causa del alza del precio del petróleo y el gran incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero se debe a la falta de planificación urbana. En los Estados Unidos, las políticas han puesto incentivos al desplazamiento urbano mediante altos impuestos a las propiedades urbanas y la oferta, por medio de los bancos, de préstamos con bajo interés para viviendas y vehículos. A esto se le suma la falta de fondos para diseñar las urbes para satisfacer las necesidades sociales, físicas, y psicológicas de la ciudadanía y financiar proyectos de transporte público urbano y residencias que promuevan alta densidad urbana.

Tales políticas han sido replicadas alrededor del mundo, especialmente en los países en desarrollo, donde existe poca planificación urbana para la creación de áreas verdes, centros sociales, programas de entretenimiento y de colaboración comunitaria, y proyectos de transportación pública y agricultura urbana. Son pocas las ciudades hoy que enfatizan la calidad de vida urbana sobre la disponibilidad de espacio para los vehículos personales. Las políticas de incentivos al desplazamiento urbano y a las compras de vehículos personales han causado el deterioro de las urbes, la ineficiencia en el transporte urbano, parte del alza del precio del petróleo, pérdidas económicas extraordinarias en tiempo libre, daños a la salud, congestión y contaminación urbana, y el incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Es claro que el mundo tiene una baja disponibilidad de líderes que piensen sistemáticamente y que estén más vinculados con los deseos de la ciudadanía, la juventud, y el futuro que con los intereses privados. Mientras estas políticas sigan, el mundo seguirá en camino hacia el deterioro de la calidad de vida humana, ya que la mayoría de las personas en todos los países se están moviendo hacia las urbes y los suburbios. Los biocombustibles hoy tienen la atención mundial de líderes políticos y de los sectores privados. Pero lamentablemente no es posible lograr el desarrollo sostenible que en realidad mejore la calidad de vida en el sentido socioeconómico y ambiental si los biocombustibles y las otras soluciones se tratan como alternativas a un modelo de organización que ignore la planificación urbana y simplemente promueva la continuación de lo mismo.

Pais Echa a Perder Beneficios Desarrollo Sostenible

santo_domingoEn el 1987, la Comisión Mundial de Ambiente y Desarrollo publico un reporte, Nuestro Futuro Común (”Our Common Future,” por sus siglas en ingles), que dio una definición oficial a lo que hoy llamamos desarrollo sostenible. Desde entonces, muchos gobiernos han tratado de hacer algo al respecto, exclamando que se entiende que un desarrollo sin frenos ni planes para el futuro puede terminar en consecuencias catastróficas para la sociedad humana. Desde el cambio climático que pone en peligro a todas las costas urbanas, turísticas, y agrícolas a la escasez del agua fresca alrededor del mundo, se sabe que los problemas que nuestra sociedad tiene no son pequeños y que se están empeorando. En el 1992, países se reunieron en Rio de Janeiro, Brasil para comprometerse al desarrollo sostenible oficialmente. Hoy, con muchas oficinas de desarrollo sostenible, una mayor conciencia popular sobre los problemas que enfrentamos, y una sabiduría científica y socioeconómica mucha mayor, estamos peor de lo que estábamos en el 1992. En breve, estamos arriba del nivel de gases de efecto de invernadero que el planeta puede aceptar sin cambios catastróficos, seguimos promoviendo políticas que incentivan el desplazamiento urbano, la desigualdad económica, las inversiones sin incorporación comunitaria y diversas clases, y el uso ineficiente de la energía y el espacio. Todo esto nos lleva hacia un manejo insostenible de nuestros recursos en muchos casos, planificación sin visión al futuro, y crecimiento económico sin beneficios tangibles a las clases más bajas y con mayor potencial de la población.

El desarrollo sostenible, según el reporte Nuestro Futuro Común, es “desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer las oportunidades de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades.” En otras palabras, nuestro modelo de desarrollo no puede dejar menos de lo que tenemos para una población que será más grande en el futuro. Muchas veces, el desarrollo sostenible se explica visualmente con un diagrama que demuestra la fusión de la calidad social de la vida, el crecimiento económico, y la responsabilidad ambiental. A veces es muy difícil para las personas comprender esto porque es fácil creer que el crecimiento económico debe tener más peso. Pero en la realidad, la sostenibilidad debe de ser como una balanza, en la cual los tres aspectos son igualmente importantes.

En nuestra sociedad, las únicas cosas que tienen valor económico, y por lo tanto nuestra atención prioritaria, son los bienes y servicios. A estos, le ponemos figuras monetarias. Una casa puede tener un valor de RD $1,000,000, y por lo tanto le damos mucha importancia. Otras cosas, tales como el servicio voluntario, la purificación del agua por nuestros ecosistemas, la polinización de nuestros productos agrícolas por insectos, el valor de los espacios verdes urbanos, y hasta el aprecio de nuestros amigos, amigas, y familiares, tienen un valor que sabemos que existe pero no es necesariamente monetario. Pero si piensas, ¿cuánto pagarías por tener un parque verde donde te puedas recrear en el centro de, por ejemplo, la ciudad de Santo Domingo? ¿Cuánto pagarías para asegurar de que los ecosistemas puedan proveerte del agua, de los alimentos, e otros recursos básicos? ¿Cuánto pagarías para que tu hijo o hija pueda tener un empleo progresista con buenas condiciones laborales que le ayude a desarrollarse socioeconómicamente por sí mismo o si misma? No es difícil entender que todas estas cosas que no tienen una figura monetaria en nuestra sociedad son valiosas. Valorar todas estas cosas en nuestro modelo de crecimiento social y económico es el reto del desarrollo sostenible. El desarrollo sostenible debe de incorporar estos valores para que la balanza ambiental, económica, y social sea apropiada.

Esto es lo que nuestro país aun no entiende, desde la población a lo largo hasta las instituciones gubernamentales. Hemos oído a nuestros líderes, incluyendo al Presidente de la República, exclamando que estamos en camino hacia el desarrollo sostenible, pero ni nuestro gobierno puede explicarnos lo que eso significa. El desarrollo sostenible no es una ola “verde” que quiere proteger los bosques, las especies, y los recursos naturales a la costilla de los pobres. No es sobre ambientalismo ni está en contra del emprendedismo, las corporaciones, o el desarrollo infraestructural. El desarrollo sostenible se trata de desarrollarnos de forma que embarque todo lo que valoramos en nuestra sociedad. Se trata de un trió donde la optimización es lo importante. El desarrollo no optimizado pone más valor en uno de los tres componentes que en los otros, pero termina con consecuencias graves para nuestra sociedad, como ya lo estamos viendo en nuestro país y alrededor del mundo. Hoy pensamos en que debimos de desarrollar una industria de biocombustibles y energías renovables que no interfiera con nuestra producción agrícola hacen décadas, que debimos implementar y desarrollar la eficiencia energética hace mucho, y que debimos ordenar nuestro territorio para no enfrentar los problemas de desarrollo urbano y los conflictos de tierras que enfrentamos hoy.

Una cosa es decir que nos desarrollamos de forma insostenible y otra es demostrar. Un ejemplo común es el desarrollo del sector turístico en nuestro país. La realidad es que el país se ha beneficiado y tiene mucho de que beneficiarse del turismo. Hemos creado divisas, una fuente de ingresos gubernamentales, y cientos de miles de empleos. También nos hemos distinguido como el destino turístico del Caribe. Pero recientemente, un reporto confirmo que el turismo en la República Dominicana no está dejando los beneficios que se creía que se verían en la población. En la mayoría de los casos, tal como el nuevo proyecto del Grupo Metro en Santo Domingo (con una inversión de US $1 billón para condominios lujosos), se desarrollan los proyectos sin inclusión de las comunidades o la opinión publica. Se construyen residenciales que solo tienen espacio y servicios para personas de clase alta, dejando a las personas de clases baja y media sin oportunidades más que los empleos con saldos no progresistas. Se deja afuera la necesidad de inversión en educación, investigación, innovación, emprendedismo, y desarrollo social.

En nuestras áreas urbanas, con la excepción de algunas ciudades, se planifica el desarrollo urbano de manera libre, sin la participación pública, y sin incentivos para crecimiento inteligente e integral. Las consecuencias son ciudades gravemente divididas en relación a las clases económicas, la falta de incentivos que impidan el desplazamiento urbano (que contribuye al incremento del consumo del petróleo), la falta de espacios verdes, centros de recreación y crecimiento juvenil, y un sistema de transporte ineficiente que promueve el transporte privado (y de tal manera la congestión urbana) y no prioriza el transporte público (el Metro fue una movida en respuesta al problema que fue creado, no una movida para evitar el problema). En nuestras áreas urbanas tampoco se entiende el valor que sale de proveer a toda la población con agua potable, calles limpias y pavimentadas, viviendas asequibles, servicios de manejo de desechos sólidos, y hasta arboles urbanos. Cuando estas necesidades son satisfechas, el valor social y hasta económico (mediante la atracción de nuevas inversiones y negocios) de la sociedad incrementa, y entonces se entiende que es desarrollo sostenible. ¿Cómo sabe el gobierno que cada peso que invierte en infraestructuras turísticas retorna más que cada peso que invierte en las necesidades urbanas?

En el sector energético también vemos otro ejemplo donde echamos a perder los beneficios del desarrollo sostenible. La electricidad en nuestro país es manejada por la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales. Por mucho tiempo, los únicos intereses de esta institución gubernamental (y todavía lo son) eran la hidro y los hidrocarburos importados. Nunca han entendido que es más barato invertir en eficiencia energética que en más producción eléctrica y que perdemos cuando dejamos de invertir en recursos renovables, domésticos, y económicamente seguros. Por lo tanto, el interés es en incrementar la capacidad eléctrica sin importarles las pérdidas económicas que tenemos cuando no ahorramos o cuando el precio de los hidrocarburos incrementa de manera rápida. Esta institución hoy está en la mira al carbón mineral como sustituto al petróleo, creyendo que el precio del carbón mineral, por su abundancia global, nunca incrementara como en el caso del petróleo. Recientemente, la CDEEE apoyo a la empresa Coreana Kepco en su anuncio de que invertirán US $500 millones en una planta de carbón mineral de 240MW (claro, también invertirán $240 millones en energía eólica para crear su imagen de “desarrollo verde”).  Mientras tanto, los bancos más grandes en los Estados Unidos ya están abandonando el carbón mineral porque ven un precio en el dióxido carbono en los siguientes años. Por otro lado está la Comisión Nacional de Energía, otra institución gubernamental con interés en las energías renovables. Esta institución trabajo para que el Congreso y el Presidente promulgaran la Ley de Incentivos a las Energías Renovables, completaron el reglamento que aplicara esta ley para la aprobación del Presidente, y han atraído ya más de US $2 billones (o US $2,000 millones) en nuevas inversiones en etanol, biodiesel, energía eólica y solar, y energía solar térmica. Por un lado, la CDEEE se esta afiliando con el sector insostenible de los hidrocarburos (que ya están llevando la concentración de dióxido carbono en el planeta a niveles peligrosos), y la CNE se esta afiliando a empresas que quieren que la matriz energética del país sea satisfecha con los abundantes recursos renovables que tenemos. El desarrollo sostenible debe incluir coordinación y apoyo aclarado institucional, y viendo como estas dos instituciones trabajan por separado, como es que podemos planificar correctamente? Una cosa es separarse para conseguir recursos gubernamentales y otra es separarse porque una institución ve el camino y la otra tiene un interés del pasado. En los Estados Unidos, esta división es lo que lleva al desperdicio de los recursos de agua, el mal manejo de la industria agrícola, y el desarrollo insostenible de suburbios. Este modelo nos llevara al mismo lugar en la República Dominicana, y por lo tanto es insostenible.

Mucho del crecimiento económico del país está concentrado en las inversiones y el crecimiento corporativo. El gobierno cree que si incrementamos las inversiones entonces incrementamos el crecimiento sostenible y por lo tanto la calidad de vida. Pero nuestro país abre las puertas a inversiones sin miras a la sostenibilidad. Muchas inversiones son en infraestructura, lujos para turistas, y bienes y servicios que la clase media y alta pueden pagar. Los inversionistas no entienden el valor de la inversión social e ambiental. No ven que si existe una figura monetaria en el incremento de la educación, la salud de nuestros ecosistemas, la eficiencia de nuestras áreas urbanas, y la disminución de la pobreza, la delincuencia, y la corrupción. En realidad, no podemos esperar que el sector privado vea el valor de estas (porque lo verán cuando choquemos con la pared y sea muy tarde), pero si podemos incentivar al sector privado en esa dirección mediante políticas fiscales que incentiven la valoración de estos aspectos de la sociedad.

Finalmente, no podemos crear desarrollo sostenible cuando la mayoría de nuestra productividad es dependiente de la situación internacional y cuando nuestro sistema político es ineficiente y influenciado por los sectores privados. El gobierno es una institución publica, y cuando no está completamente separada del dinero privado (como es el caso en los Estados Unidos, aquí, y en otros países), las campañas se vuelven en un lavamiento psicológico de los partidos a la población, sin discusión de los problemas reales y con la perdida de las soluciones que la población y el sector privado pueden ofrecer. Cuando el sistema político se basa en la existencia de pocos partidos con dinero y en convencer a un pueblo que cada vez se aparta mas a la idea de tomar cuentas en sus manos y crear las soluciones que necesitamos, estamos en vía a una democracia muerta como la que existe en los Estados Unidos, una sociedad donde prevalece la obesidad y el alto costo de la atención medica, donde se incentiva todo lo que es ineficiente, donde el dinero en el partido tiene gran significado, donde no se ve los beneficios de trabajar con el resto del mundo para el progreso, y donde se gasta más tiempo y dinero en políticas que en progreso.

La sociedad que representa la República Dominicana esta en gran desarrollo. Finalmente tenemos la oportunidad de incrementar nuestra competitividad,de proveer más oportunidades a la población y en especial a la juventud, y de incrementar la calidad de vida de todos los ciudadanos y ayudar nuestros países vecinos en la región Caribeña. Pero este experimento será un fracaso si no entendemos que el modelo de desarrollo viejo nos llevara hacia más problemas de lo que ya tenemos. Debemos entender el desarrollo sostenible, trabajar conjuntamente para arreglar los incentivos y las prioridades públicas y privadas, y entonces involucrar a la población, el gobierno, y el sector privado en algo que casi nadie en el mundo está haciendo aunque dicen que es necesario. Hombres, mujeres, niños, y jóvenes: el desarrollo sostenible es nuestro único futuro.

La “Cachipa” en La Romana

Central RomanaEn la ciudad de La Romana en el Este del pais, con una poblacion de 300,000 personas, existe el ingenio de azucar mas grande del Caribe. Se trata del Central Romana, productor mas grande de furfural en el mundo entero, segun la empresa International Furan Chemicals. Segun su pagina web, el Central Romana es la empresa privada que mas empleados tiene, con 25,000 empleados y mas de 200,000 tareas de tierras. La empresa tambien se dedica al turismo, la venta inmobiliaria, zonas francas, y el ganado. Por esta razon, es una fuerza economica de la region Este del pais.

Sin ninguna duda, la empresa ha dejado su marca en el desarrollo socioeconomico de la region. La empresa maneja mas de 60 escuelas en la region, mantiene partes del acueducto de la ciudad, ha donado cantidades de viviendas y proyectos a los trabajadores y a la ciudad, y suple a sus empleados con beneficios directos. Por ejemplo, recientemente, la empresa fue reconocida por los bonos record de mas de RD $400 millones que desembolso a sus empleados. Por otro lado, la empresa sigue desarrollando proyectos turisticos, con una nueva inversion de US $120 millones en el Four Seasons Casa de Campo Resort. Por muy buenas razones, los residentes de La Romana reconocen el impacto positivo que el Central Romana tiene en la ciudad.

Aun asi, es necesario discutir un problema que ha persistido por decadas a pesar de las quejas de los residentes de la ciudad. Producto de la quema del bagazo en el ingenio de produccion de furfural del Central Romana es la “cachipa” o el “polvillo negro,” particulas que se distribuyen desproporcionadamente hacia el centro de la ciudad, con mayor efecto a los residentes inmediatamente al norte del ingenio. Durante el tiempo de la zafra, esta “cachipa” causa problemas de visibilidad, crea mal olor, acumula particulas en las viviendas y las calles, y causa problemas respiratorios y en los ojos de los residentes de la ciudad. Aunque existen una oposicion real a esta situacion, nunca se ha desarrollado un acuerdo entre el Central Romana y el gobierno local para buscar una solucion al problema.

En realidad, el tema nunca ha sido tocado seriamente porque no es un problema politico. Aunque la poblacion no este de acuerdo, no es un tema que usan para elegir lideres politicos locales, y nunca los candidatos han hablado sobre el tema para evitar que se vuelva en algo politico. Pero si vemos los costos que la “cachipa” tiene a la ciudad, podemos ver que una solucion tendria grandes beneficios para los residentes de la ciudad y la imagen del Central Romana. Un ejemplo del efecto del “precio” de la “cachipa” a la calidad de vida de las persones se puede ver en Playa Dorada, Puerto Plata, donde los directores turisticos han prevenido la puesta en funcion del viejo ingenio Montellano porque emitiria “cachipa” que afectaria la region turistica.

En La Romana, los costos de la “cachipa” a la economia local incluyen la devaluacion de las propriedades afectadas por la “cachipa,” la reduccion en la calidad de salud de los residentes, y la reduccion en el estado de limpieza de la ciudad. Estudios han confirmado que este tipo de contaminante causa muertes prematuras y un incremento en las visitas a los hospitales por problemas respiratorios. Aunque no se han hecho estudios en la ciudad para saber cuales son los efectos directos que la “cachipa” tiene en la poblacion, es obvio que los costos de este contaminante son elevados y que una solucion es necesaria para mejorar la calidad de vida de los residentes.

La tecnologia ha existido por varias decadas para reducir las emisiones de particulas de los ingenios azucareros. En muchos paises alrededor del mundo, estas tecnologias han sido implementadas por regulaciones que los gobiernos han impuesto a las empresas que emiten particulas. Los analisis de estas regulaciones han demostrado que el valor de los beneficios tipicamente ha sobrepasado los costos por un gran margen. Segun la Agencia de la Proteccion Ambiental (EPA) de los Estados Unidos, la tecnologia de lavadores humedos (”wet scrubbers”) es la mas comun en la industria azucarera. Aunque los precios varian extremadamente dependiendo de la tecnologia especifica, los precios son razonables para justificar su implementacion. Por ejemplo, un ingenio de azucar en Tailandia financiado por empresas Europeas costo 40 millones de Euros para procesar algunas 23,000 toneladas de azucar anual. Este precio incluyo el costo de reducir las emisiones de particulas por mas de 90%.

El Central Romana deberia tomar la responsabilidad de eliminar la “cachipa” en La Romana. Tal accion beneficiaria la economia y calidad de vida local de manera significativa. Tambien mejoraria la imagen de la empresa, la cual ya tiene un buen record de compromiso social. Seria un acto de responsabilidad si el Central Romana toma esta accion antes de que el gobierno requiera estandares mas estrictos para las emisiones como ha sucedido en otros paises.

Cellulosic, Plug-in Hybrids are Biofuels Substitutes? Think Again?

Originally posted in It’s Getting Hot In Here.

After a long break from blogging, I’m glad to have the time to get back! First of all, from my title you will have probably noticed that I’m partially against cellulosic and plug-in hybrids as the solution to the world food crisis that biofuels and oil are helping to fuel. Sure, cellulosic can ensure we don’t use corn for ethanol and we don’t change wheat, barley, and other crops to corn fields for ethanol production. Sure, we can use plug-in hybrids and, if we’re lucky to scale renewables enough, power them with clean electricity and wean ourselves off of coal and oil. But have you stopped to think about what that means? I bet Mr. Henry Ford would have told you that you don’t have to think about it, that you should just go ahead and support the “real” solutions… Right!

In the last two weeks, biofuels have been attacked more than ever before from many angles. The world food crisis has become so severe that anybody who supports any biofuel that either uses food crops or takes land that would have otherwise gone to food production is criticized sharply. The arguments against biofuels, especially corn ethanol, are clear.

· First, ethanol produced from corn takes a chunk away from the corn that would otherwise go to direct human purposes, excluding livestock (of course, nobody ever questioned before the fact that directing corn and soybeans to cows makes the supply available for exports lower, and therefore keeps prices relatively higher; in other words, food prices before the current crisis could have been much lower if it wasn’t because of the luxury of eating high quantities of meat; maybe a big tax on meat can lower other food prices, which politician will be smart enough to propose this?).

· Second, as the demand for corn and soybeans surges, land that was used for other purposes is converted to corn and soy fields, therefore increasing the cost of the other crops (wheat, barley, etc.) because they’re less available.

· Lastly, using ethanol has no impact on how much oil we use because the energy balance is 0 or negative. On top of all this, we are losing benefits from cheaper ethanol that could be imported from Brazil if our goal was really to get rid of oil at the lowest possible cost.

So, we know all these things. We also know that the increasing price of oil, now nearly $125 per barrel, is also pushing food prices up, and that decreasing water supplies and crazier weather is also pitching in into the food price hikes we’re seeing. What we also know is that every policymaker and the public at large is thinking that the way out of this is making ethanol from something that doesn’t take up food or converting our cars to plug-in hybrids to have them run on electricity. So lots of money is going into cellulosic research and lots of venture capitalists are fully funding new ventures that hope to bring to market “environmentally-friendly” plug-in electric vehicles. At the same time, GM, Ford, Toyota, Honda, and other car companies are stepping up their development of these same technologies to bring such cars to market soon. What’s the problem with this?

From all the press going on about these things, you might be led to think it’s the right thing to do. Sure, if we can replace our carbon-producing cars with carbon-free cars we’d be on our way to a climate neutral world! But folks who talk about these issues in this way don’t understand key principles of sustainability or sustainable development. They don’t understand that the old way of thinking will not work for the 21st century, and that a whole-system approach is really what will get us out of this big mess. Thinking about carbon from cars alone leaves a lot out. What are we trying to achieve? What needs are we trying to meet? Cars are not simply responsible for the carbon they emit. They’re responsible for the carbon of sprawl, the carbon of congestion, the carbon of treating people’s health problems related to sprawl and dirty air, and the list goes on!

In thinking about transportation, we need to think about how we can first reduce the need for the car. This is what the big automakers in Detroit will not want to hear, but it’s the truth. Why should we give up over 50% of our city’s space to cars when we can have the same needs met without them and with a lot more space for different needs and a whole lot less carbon? Urban sprawl and the negative effects it brings are being largely left out of the picture when we talk about ethanol and other ways of powering cars.

Nobody talks about the fact that every year we give up $300 billion in congestion alone in the United States, enough money to make you sick of public transportation being so damn easy (and this, of course, leaves out the multiplier effect $300 billion can have on total economic output). What about deaths by accidents? Over 250,000 per year globally. How much do we value human lives? What about health costs because of obesity, depression, dirty air, and global warming? What about the huge subsidies the government hands out to maintain roads and build new ones. The huge amounts of money banks lend out to allow people to buy cars. Could that money be loaned instead for better purposes, such as solar and wind? The irony here is that you never see someone who buys a car calculating the payback time of the car as you see them calculating it for solar and wind. And then, of course, is all the space we give up in our cities, space that could go instead to green urban parks, greenways, community gardens (things that reduce crime, improve education, and lower health and energy costs), sports complexes, businesses, and everything else you wish you had in your city!

The car culture has been here for too long and it seems like nobody is blaming it for high oil prices and the world food crisis we’re currently suffering from. Nobody wants to blame the car for the cyclone that hit Myanmar, or for the fact that 100 million people around the world are now at risk of going into poverty. At some point, we have to come to grips and ADMIT that the car is a huge part of this entire mess. Cellulosic ethanol, plug-in hybrids, and whatever else you may say is the solution don’t matter. What matters is that we have given up 30+ years in which we could’ve developed efficient, widespread mass transportation systems that could have probably kept our need for the car at a very low level. Instead of investing in mass transportation in all our cities, we have invested in sprawl, global warming, high food prices, and much more! And the sad part is that we still don’t seem to get it.

If the Presidential candidates want to make a good case about getting out of the huge mess we’re in, they’re gonna have to face reality and admit that the car has to go. The car will only be necessary for long distance trips or trips to places outside our urban/suburban areas that we cannot reach through mass public transit. In these cases, it’ll be useful to have plug-in electric vehicles; obviously, they will still have an important use. But we cannot go on in the 21st century thinking that the independent car is the only answer to transportation.


The public has to demand that we invest the $300 billion we needlessly lose each year due to congestion or the $100+ billion we needlessly send to Iraq annually in mass transit. It doesn’t matter whether it is government-managed or privately managed. The point is that we need mass transit to free ourselves out of this mess. So, we need to make it a point that in dealing with global warming, the new President in 2009 will work with Congress to scale up investments in mass public transit, which will lead to smart urban development and much more. If it doesn’t get done soon, we may run out of time. It’s up to us to begin recognizing that the car must come to an end and to begin getting this notion into the press if it will ever get to the halls of Congress for consideration. Just like the car drove us into this mess, if we do nothing the car will drive us into the ground.

Post Navigation

%d bloggers like this: