Carlos Rymer

Sustainability, Life, and More…

Archive for the category “Dominican Republic”

Candidatos Buscan La Presidencia Sin Ofrecer Soluciones

Con los candidatos presidenciales ya elegidos para los principales partidos políticos de la República Dominicana, la campaña para las elecciones del 2012 ha arrancado. Basado en los problemas nacionales que la administración de Leonel Fernández no ha podido solucionar — como la desigualdad, la falta de empleo y competitividad, y la debilidad que se percibe en las instituciones publicas — los candidatos han lanzado plataformas basadas en confrontar problemas complejos y de gran importancia. Danilo Medina ha propuesto un compromiso con la inversión social y el fortalecimiento de instituciones publicas; Hipolito Mejia promete eliminar la “corrupción general” que se percibe en la administración de Leonel Fernandez; Carlos Morales Troncoso tiene como prioridad fortalecer el PRSC; y Guillermo Moreno promete un cambio a las políticas de los partidos tradicionales para que existe honestidad e inclusión popular.

Para cada uno de estos candidatos, existe un gran respaldo dentro de los círculos que los respaldan. Fuera de las encuestas, existen los(as) que ven a Danilo Medina como un líder honesto que puede seguir las políticas consideradas exitosas de la administración de Leonel Fernandez; los(as) que ven a Hipolito Mejia como una alternativa a la corrupción percibida en la administración de Leonel Fernandez; los(as) que ven a Carlos Morales Troncoso como alguien que puede fortalecer el PRSC y convertirlo en un partido significativo nuevamente; y los(as) que ven a Guillermo Moreno como alguien con una visión de un país que puede solucionar todos los problemas que los partidos tradicionales no han podido solucionar. Cada candidato ofrece un mensaje que gusta a diversas partes de la población, desde los jóvenes que quieren una alternativa significativa como la que promete ofrecer Guillermo Moreno a las comunidades más vulnerables que ven a Hipólito Mejía como alguien que tendrá mas atención a los problemas básicos de la población.

Mientras las diversas partes de la población se sienten conforme con su candidato preferido, la realidad es que ningún candidato ha ofrecido un plan sensible para solucionar los problemas críticos que enfrenta la República Dominicana. Por ejemplo, recientemente los candidatos se comprometieron a asegurar que el 4% del PIB sea destinado a la educación, pero ninguno ofreció detalles explicando cuales gastos gubernamentales serán recortados o cuales impuestos serán creados para lograr tal compromiso. Ningún candidato ha ofrecido detalles sobre como el país puede combatir la inflación — la cual en gran parte depende de los mercados internacionales — así como la corrupción, la delincuencia, y la desigualdad. Ningún candidato a ofrecido un plan de como se generaran empleos, especialmente para la juventud, ni como trabajaran con las generadoras eléctricas y la CDEEE para continuar el progreso hacia un sistema eléctrico que ofrezca energía asequible y constante a toda la población.

Si en realidad queremos un cambio en República Dominicana, no basta apoyar un candidato que tenga un mensaje que guste a un punto de vista popular. Hay que demandar de los candidatos que ofrescan detalles de como solucionaran los problemas que enfrenta el país, y luego ser críticos de tales detalles para asegurar que en realidad son validos y conformen a un plan realista que pueda sacar al país de los problemas que mas preocupan a la población, como el desempleo, la delincuencia, y la corrupción.

Por mas que veamos a los candidatos como opciones para un cambio, resultaran en lo mismo que han resultado administraciones anteriores, las cuales han logrado crecimiento en la economía pero no han logrado eliminar problemas críticos como el desempleo, la desigualdad, la baja calidad de la educación, y la competitividad. Es hora de que la población reflexione si es aceptable que los candidatos ofrezcan un mensaje en blanco, sin ningún tipo de análisis ni planificación de como aseguraran que sus promesas se hagan realidad.

Advertisements

Why Leaders Ought to Communicate Frequently

Frequent CommunicationOne of the most difficult tasks for any leader — whether of a large organization or a small group — is to communicate frequently and effectively. Communication is not just important because it helps shape debates that lead to important decisions being made, but also because organizations need a sense of direction to keep the engine going. Leaders who don’t communicate frequently and effectively probably outnumber those who do. This is very noticeable when you take entire societies as an organized group, where the people are typically in constant distrust of their leaders because such leaders fail to communicate frequently and effectively.

Over the past two years, the importance of constant and effective communication has become so noticeable to me as I’ve witnessed different leaders employ very different strategies to communicate to the public. I want to focus exclusively on two very good government leaders to whom I can relate and whom I believe have very different strategies of engaging with those whom they represent. While I strongly believe frequent and effective communication is important for any leader, whether at the corporate, civic, or governmental level, I chose to compare two government leaders because of the impact their strategies have in shaping a nation.

The first leader, if you already guessed correctly, is President Barack Obama of the United States. Aside from having a highly successful electoral campaign in which records were set in terms of engagement, President Obama has made it a priority for his administration to communicate frequently and effectively to the public. Not only is he in constant communication with the public — from constant appearances on TV to town halls to news conferences to videotaped weekly addresses to Twitter updates — but his entire cabinet is fully engaged with the public through social media, conferences, and public appearances. It is arguable that this has been the most engaging administration in U.S. history, in spite of the anger some may feel regarding agenda items that have yet to be accomplished.

The Obama administration’s frequent and effective communication has not just helped achieve the most productive legislative Congress in many years, but has also helped rally a nation into debating issues previous administrations largely ignored. Although I feel some anger at the fact that the President has consistently taken a centrist approach towards many issues when they fully deserve and warrant a more aggressive approach, I admire how President Obama has used messaging — messaging that a majority of people can appreciate and understand — as a tool to achieve key goals. While words don’t necessarily translate into deeds, I think many people can agree that President Obama’s frequent and effective communication has helped his administration achieve quite a lot over the past two years.

Now, on the other end of the spectrum, we have President Leonel Fernandez of the Dominican Republic, my country of origin. Here we have a leader who not only understands how to keep an economy growing and is very capable of designing effective policies, but who has been elected three times in the last 15 years (1996, 2004, and 2008). While a majority of Dominicans agree that President Fernandez is one of the best leaders the country has witnessed, a majority of them will also say that they disagree with the way President Fernandez is handling the government. A sweeping 2010 election where the majority party (Partido de la Liberacion Dominicana) took almost full control of government can be used as evidence of the President’s popularity, but it doesn’t deny the fact that most Dominicans disapprove of President Fernandez, precisely a result of how infrequently and ineffectively he communicates to the people about issues that matter to them.

Unlike President Obama, President Fernandez only speaks to the public on rare occasions, such as for his annual address to Congress or updates on emergency actions. As a result, the people don’t feel like they need to follow their leader to get a sense of direction of where the country is going and what they should strive to accomplish. When President Fernandez does speak directly to the public, he does so in such language that people do not understand or feel interested in what he’s talking about, often focusing on statistics rather than telling a story to which people can relate. Not only is this a bad way to negatively impact what is in fact good leadership, but it’s also a waste of power, as President Fernandez squanders all the opportunities he has to get people to think and behave in ways that could help his nation race for a better future.

Good leadership is not just based on how well you can manage a team, but also on how well you can communicate to that team so it knows what it must do to accomplish its goals. All too often leaders fail to understand how valuable a position they’re in, where they can easily grab an audience’s attention and shape a debate, a decision, a common cultural problem, or even behavior. Clearly, some leaders tend to achieve goals from the top down regardless of who is alienated at the bottom or in the middle. Yet oftentimes it is better to achieve goals by having all people on board the ship rowing forward. Leaders who want to become better at what they do should understand the importance of frequent and effective communication if they want to add further momentum to their organization’s engine.

Revista Refugios: El Green Team

Comparto una pieza en la revista Refugios en Republica Dominicana sobre la situacion critica en la cual se encuentra el medio ambiente (y por ende la sociedad) y los esfuerzos que se llevan a cabo por la sociedad civil en busqueda de un mejor futuro.

Ambientalismo vs. Justicia Ambiental

greenjobsEn República Dominicana, es típico llamarle a alguien que luche para proteger el “medio ambiente” un ambientalista. Esta persona, en el entendimiento público, trabaja para conservar áreas protegidas, especies en peligro de extinción, y la sanidad urbana. Típicamente, se le relaciona con el frente que lucha contra la depredación de recursos naturales, la contaminación del agua y el aire, y la concienciación sobre los ecosistemas nacionales. Mientras estos enfoques son sumamente importantes, son parte de lo que es denominado como el “movimiento ambientalista,” y lamentablemente no hacen muy claras las conexiones entre problemas críticos y la población en general.

El “ambientalismo” es simplemente la promoción de acciones que conserven ecosistemas. En República Dominicana, “ambientalistas” son aquellos quienes tienen como prioridad la conservación de las áreas protegidas. Esto incluye la protección de costas, especies, y bosques, pero también la protección de zonas urbanas de la contaminación. En el otro extremo está la “justicia ambiental,” la cual tiene que ver con temas ambientales directamente relacionados con la población en general. Estos temas no incluyen las áreas protegidas, pero incluyen contaminación directa en comunidades marginadas, los impactos del cambio climático como son las sequias, la subida del nivel del mar, y las inundaciones, y cualquier otro impacto ambiental que afecte a los más marginados desproporcionadamente.

En este sentido, el “ambientalismo” es para los que tienen el tiempo libre y las necesidades básicas satisfechas, mientras la “justicia ambiental” es para los más marginados de la sociedad, los cuales son la mayoría en la República Dominicana. En otros países, este ha sido un grave error porque crea una amplia brecha entre los “ambientalistas” y los que promueven “justicia ambiental,” causando que estos dos grupos no puedan trabajar juntos aunque al fin del día tengan muchas cosas en comunes y deseos similares para la sociedad. El enfoque de uno en lo que le interesa más por su estado socioeconómico causa que cada grupo trabaje por su propio lado y algunas veces hasta que se critiquen.

Esto no es nada bueno para ninguna sociedad, ya que más se logra cuando la gente encuentra áreas en comunes y colaboran para implementar planes efectivamente que beneficien a ambos grupos y a la sociedad en general. Un buen ejemplo de esto, en mi opinión, es el caso del movimiento para los “empleos verdes” en Estados Unidos. Este movimiento es una unión de los que en antes se enfocaban en el cambio climático por los efectos que tendría en ecosistemas y aquellos que han sido marginados en comunidades con empleos sumamente no deseados y exposición a actividades contaminantes. Este movimiento busca la creación de empleos que puedan sacar a los más marginados de la pobreza mientras se incrementa la eficiencia energética y se producen tecnologías de energías renovables. Ha sido tan popular este movimiento que han conseguido gran resultados directos en cuanto a fondos para entrenar a comunidades marginadas para tomar los empleos del futuro.

Entonces, ¿como pudiese República Dominicana aprender de tales ejemplos? Creo que primeramente los llamados “ambientalistas” tienen que entender que existen otros problemas además de las áreas protegidas, las especies en peligro, entre otros intereses, todos de los cuales son sumamente importantes para un desarrollo sostenible. A la vez, los que ven a los “ambientalistas” como un grupo marginal tienen que también entender que sin lo que ellos promueven no se puede asegurar un futuro sostenible donde ecosistemas puedan ofrecer servicios ambientales necesarios. Cuando eso suceda, entonces se podrá ver las conexiones entre los problemas de comunidades marginadas y los referentes a sostenibilidad a largo plazo. Esto es lo que el desarrollo sostenible intenta hacer. Es un proceso de desarrollo donde la protección ambiental y el desarrollo humano van de mano a mano.

Un país sostenible no puede ser sumamente verde cuando su gente no tiene suficiente agua, los precios de la canasta básica están por el cielo, y el desempleo lleva a la juventud a perder su gran valor social. Un país sostenible se encarga de sus problemas ambientales a largo plazo a la vez que involucra a los más marginados en las soluciones esenciales que también beneficien a esos mismos grupos. Esto es lo que está ausente en República Dominicana, y lo que el “movimiento ambientalista” debe entender y ejecutar.

My Bloodline

Since I always write about current issues relevant to improving quality of life globally, I thought I’d take a departure today. There’s a lot about myself that I know and always think about, but I’ve always refrained from discussing with people or writing about such things. One of those things is my bloodline, which I only discuss with a few family members who don’t mind or are in fact interested in talking about it. Over the past ten years, I’ve sought to learn more and more about my big family and its roots, which are incredibly diverse. I have asked elders about their past, analyzed thinking patterns of some family members and their causes, and estimated what’s in me, genetically speaking. So here’s my story.

As most people who’ve met or known me may know, I’m from the Dominican Republic, a country that shares the eastern two-thirds of the island I like to call by what its original inhabitants, the Taino and other indigenous people, knew it as: Quisqueya. Though I wasn’t born in the Dominican Republic, my entire family is from that country and I’ve lived enough years there to know the Dominican way of life and consider myself Dominican (especially since I intend to live there again in the future).

Now, anybody who knows a little bit about the Dominican Republic knows how diverse it is in terms of the physical character of its people. The current inhabitants are descendants of Tainos, Africans, Spanish, and even Asians. Unlike other diverse countries where you have immigrants form diverse communities, the inhabitants of the Dominican Republic have actually been mixing for centuries now, and so the mixture is much more punctuated than many other countries with diverse populations. In any given family, it’s not atypical to find skin colors ranging from black to white and everything in between, heights ranging from below average to very tall, and even spoken Spanish ranging from formal to very Dominican slang. And although there’s a huge mix, few people recognize it or even appreciate their bloodlines, prefering certain physical characteristics over others even if most of their genetic makeup may side with what they deem undesirable.

When it comes to me, I’ve been able to draw out my bloodline pretty well, ranging to about three (3) generations back, which would put all I know about where I come from to the late 19th century, when the population in the Dominican Republic was just above 500,000, down from 10 million today. From what I’ve learned, my most immediate family members are all from the Eastern part of the country, specifically from the provinces of El Seibo, La Altagracia, La Romana, Samana, and San Pedro de Macoris.

abuela_herminiaFrom my mother’s side, the bloodline has a Spanish and Taino makeup. My grandmother from my mother’s side was completely Taino, with no mixture whatsoever, and of course so were my great-grandparents from my mom’s side. The picture to the left is my young grandmother, which must have been taken around 1950. That entire part of my family is from the rural areas of the province of La Romana, very near to the sugar cane fields used to produce sugar, for reasons my mother does not know.

My grandfather, my mother’s father, was a Spanish descendant on the other hand, who owned a lot of land in El Seibo and in La Romana, all under agricultural production, which was the main economic activity at the time. His entire family, from the stories my uncles tell me, inherited a great deal of land that they eventually sold, including land today owned by hotel establishments (including Reina Cumayasa if anybody is interested in knowing). Of all that land, which from the descriptions ranged in the thousands of acres, including significant portions of prime coastline, about 50 acres remain, which is now owned by my mother and her brothers. My grandfather was a well-known farmer in El Seibo and La Romana during his times, and I was honored to grow up seeing him every day as he walked about 1km to my home at 8am sharp to say hello to my mother and I and drink his morning coffee (see him below carrying me; next to him is my grandmother).

Old 31

From my father’s side, the bloodline is a lot more mixed, with African, Spanish, and Taino all mixed up. Moreover, the size of the family is a lot bigger on this side, and the mysteries are even bigger as my grandparents continue to tell me stories I didn’t know about. On this front, my family comes from La Altagracia, La Romana, Samana, and San Pedro de Macoris. My grandmother from my father’s side, which is a very interesting person for those who have met her, has a mix of African, Spanish, and Taino. Both of their parents, my grandparents, come from La Altagracia, and also owned a significant amount of land there, all handed over by previous governments for agricultural purposes. My great-grandmother came from African and Spanish predecessors, while my great-grandfather, well-known in his times and respected by my entire family, had indigenous roots.

My grandmother, who grew up in rural communities around the Chavon River in La Altagracia, has a very interesting story to tell, which includes a lot of traditional thoughts and practices involving sacred beliefs, some of which she still claims to practice today sometimes. All of these she learned from her father, who supposedly he also shared with his family in El Seibo and Samana. Eventually, my grandmother, their parents, and her 10+ brothers and sisters all moved west to La Romana, San Pedro de Macoris, and Santo Domingo, where many are today.

Old 49 - Copy (2)My grandfather, on the other hand, has pure African roots. My grandfather’s mother grew up in Puerto Rico, while his father grew up in St. Thomas at a time when it was either British owned or had a strong British presence. That’s where my family’s English last name comes from. My grandfather assumes his father was a slave at the time, back in the late 19th century. Somehow, both his mother and his father ended up in the northern coast of the Dominican Republic, in a town called Sanchez in the province of Samana, where my grandfather and his brothers and sisters grew up. These people are known historically as “cocolos” because of the English connection. From there, they all had the opportunity to travel to the United States, where they established in New York City and spread from there to other areas of that country. My grandfather met my grandmother in La Romana when my grandmother escaped from her father in a rural community of Chavon because she felt old enough to marry, something which with my grandfather disagreed. One night, she decided to walk all the way from Chavon to La Romana at night to escape from her father, and along the way, she stopped in a rural community where a brother was, and that’s where she met my grandfather.

So, to sum it up, my mother’s makeup is Taino with some Spanish, while my father’s makeup is very mixed. So my genetic makeup, as a result, is also highly mixed with those three lineages. I’m proud of all three lineages, and I wished Dominican society embraced all three equally and respectfully. In addition to having learned about my bloodline, I’ve also learned significantly about the indigenous people who lived in the Caribbean islands prior to European colonization. The rich history those people left constantly leave me wondering why it’s not explored more deeply, why it’s not appreciated more strongly, and why it’s not honored as it should by Dominican society and its government. Being more closely associated with my mother, I feel more closely tied to my indigenous heritage (which by the way includes many different indigenous people from the Caribbean, not just one united people) than anything else, in spite of being proud and defensive of my entire bloodline. I have come to appreciate and live by the their sacrificing and service-oriented ways, and I hope some day that appreciation can be extended to the level it deserves in Dominican society.

Republica Dominicana Rumbo a Copenhague

rd-copenhagueEl próximo Diciembre, desde el día 7 al 18, se estará celebrando la Décimo Quinta Conferencia de las Partes en Copenhague, Dinamarca. En esa reunión de delegados de naciones, donde también se anticipa que algunos mandatarios participarán, se decidirá lo que la comunidad internacional hará para combatir el cambio climático.

La razón por la cual hay que actuar, además de que hay que darle seguimiento al Protocolo de Kioto, es simplemente que el cambio climático es una gran amenaza al desarrollo de la sociedad humana. En riesgo están grandes urbes por la subida del nivel del mar, la disponibilidad de agua por la pérdida de glaciares y la precipitación en muchas regiones, la producción agrícola por la intensificación de las sequías y los daños ocasionados por tormentas tropicales más intensas, y hasta las costas de islas como la nuestra que hacen posible un sector turístico vibrante.

Para República Dominicana, la gran esperanza es que se acuerde algo en Copenhague que logre minimizar los daños del cambio climático y ofrezca fondos para ayudar a países como el nuestro a adaptarse a los daños que quizás no se puedan evitar. Pero si la historia es algún indicador de lo que pueda suceder, entonces las posibilidades de lograr tal gran esperanza son escasas si no ocurre algo que impida que la historia suceda esta vez.

En el pasado, los países con más recursos económicos son los que han controlado el debate. Claro, cada país tiene un delegado que supuestamente tiene los mismos derechos que cualquier otro delegado de cualquier otro país, pero sabemos que la realidad siempre es que un grupo selectivo de países con intereses empresariales específicos son los que controlan el debate. Entre estos siempre cuentan Estados Unidos, los países de la Unión Europea, Japón, y Australia, y en esta vuelta también entran China e India, dos de los países que más emiten dióxido carbono, el gas principal que causa el cambio climático.

Como van las cosas hasta ahora, ningún país quiere asumir responsabilidad. Los países desarrollados claman que países en desarrollo como India y China deben ser responsables por reducir sus emisiones de dióxido carbono y otros gases invernaderos, mientras países en desarrollo recuerdan que la mayoría del dióxido carbono en la atmósfera fue emitida por países desarrollados, y que estos aún emiten mucho más per cápita que los países en desarrollo. Si el debate sigue así, existe la posibilidad de que Copenhague fracase, especialmente ahora que la ciencia ha determinado que el límite seguro de dióxido carbono en la atmósfera es 350 partes por millón (la concentración actual es 390 partes por millón), un nivel menor del 450ppm que se pensaba previamente, según estudios realizados por científicos reconocidos de la NASA.

Dada esta situación, no cabe duda de que algo debe suceder para cambiar el debate. Países como República Dominicana, que nunca han tenido una verdadera voz en tales tratados internacionales, deben asumir un rol estratégico para conseguir esta voz en esta vuelta. Es por eso que un grupo de jóvenes lideran en el país una campaña llamada 350Dominicana, la cual busca convencer al Presidente Leonel Fernández que use su liderazgo en la región de América Latina para buscar esa voz que República Dominicana necesita para cambiar los términos del debate en Copenhague.

Los jóvenes de 350Dominicana están utilizando nuevos métodos de difusión vía Internet, buscando el apoyo de organizaciones, empresas, y hasta celebridades como la reconocida autora Julia Álvarez para crear conciencia de que República Dominicana no se debe quedar con los brazos cruzados en esta vuelta. Tener una posición formal como país, como se ha hecho antes, simplemente repetirá la historia otra vez. El grupo y sus seguidores le exigen al Presidente Leonel Fernández que convoque a los mandatarios de América Latina a una Cumbre Regional Sobre Cambio Climático para crear una voz unida y fuerte que pueda introducir un nuevo jugador en el debate que se está llevando a cabo y que influirá en los resultados de Copenhague.

En un tiempo donde, diplomáticamente, República Dominicana está expandiendo su alcance, no cabe duda que es importante para el país que el Presidente Leonel Fernández juegue el rol de líder que 350Dominicana y sus seguidores le exigen.

La Expansion Urbana en Republica Dominicana

santo_domingoComo en muchos otros paises del mundo, la expansion urbana en Republica Dominicana es algo tipico de las ciudades mas importantes. La expansion urbana es simplemente el crecimiento acelerado y no planificado de las zonas urbanas. Es un tipo de crecimiento urbano que se caracteriza con la desigualdad economica y social, la dependencia del automovil, y problemas de salud como la obesidad y la depresion.

Uno de los casos mas visibles es el de los Estados Unidos, donde la dependencia del automovil ha creado suburbios conectados a las grandes ciudades. En tal caso, la dependencia del automovil no tan solo causa una gran dependencia del petroleo, pero tambien un mayor consumo de energia, una tasa mas alta de problemas de salud, y una desigualdad economica y social que divide ciudadanos de una misma region. Es tan serio el problema en tal pais que los ciudadanos con empleos que usan vehiculos para llegar a sus trabajos gastan algunos 50 dias en total de cada año solo en el automovil.

En Republica Dominicana, se ha seguido el mismo modelo que en paises donde la falta de planificacion urbana lleva a la dependencia del automovil. En el 1990, el parque vehicular en el pais era de apenas algunos 250,000 vehiculos, de los cuales un 60% eran vehiculos personales. En el 2001, los vehiculos personales en el pais ya eran mas de 600,000, mientras los comerciales superaban los 250,000. A finalizar el 2008, ya habian mas de 2.4 millones de vehiculos en el pais, 10 veces mas que en el 1990. Esto significa que para cada cuatro Dominicanos en el pais, existe un vehiculo. Para hacer el caso mas extremo, la mayoria de las nuevas ventas de vehiculos personales son de “yipetas,” las cuales utilizan mas combustible que los vehiculos convencionales. Esta tendencia de cada vez ser mas dependiente del automovil, aunque para muchos aparenta beneficiosa, tendra graves consecuencias sociales para el pais.

Primero, la dependencia del automovil traera gran vulnerabilidad en cuanto a la subida del precio del petroleo. Como un pais dependiente de las importaciones del petroleo, Republica Dominicana es vulnerable a los disparos en los precios del petroleo en mercados internacionales. Cuando el precio del petroleo se dispara, como sucedio en el 2008, los Dominicanos tienen que gastar una mayor porcion de sus ingresos en combustibles importados, causando una perdida en el gasto para productos y servicios nacionales, afectando negativamente la economia nacional. Esto puede afectar pequeños negocios y incrementar el desempleo.

Segundo, mientras mas vehiculos se compran en el pais para uso personal, mas se construye hacia afuera de las zonas urbanas. En muchos casos, familias deciden comprar un vehiculo porque han comprado o construido una casa hacia las afueras del centro de una ciudad, lo que no tan solo los hace dependiente de un automovil, pero que tambien trae mayores gastos para el gobierno ya que tal tiene que invertir en el asfaltado de nuevas calles, la construccion de nuevos acueductos, la instalacion de nuevas lineas electricas y telefonicas, y la puesta en marcha de mas escuelas, oficinas, y oficiales de seguridad.

Tercero, asi como las zonas urbanas de expanden por la dependencia del automovil, los Dominicanos suelen hacer menos ejercicios, tienen menos relaciones sociales, y toman mas tiempo adentro del hogar por la falta de actividades. Esta es una de las causas del incremento de la obesidad en el pais y las enfermedades relacionadas a tal mal. Tambien es una de las causas de la depresion, algo que puede llevar a la juventud al consumo de substancias ilegales y a la perdida de la autoestima.

Finalmente, la expansion urbana marca una separacion de clases sociales y economicas. La clase media y la clase alta del pais suelen ser los que se mudan hacia las afueras de las zonas urbanas (especificamente suburbios), ya que son los que pueden invertir en un vehiculo y en una nueva casa. A la vez, esto suele llevar a los negocios a colocarse en areas mas cercanas a zonas donde personas de estas clases viven, forzando al gobierno a invertir menos en zonas empobrecidas y invertir mas donde se mudan las clases alta y media. Aunque el gobierno actual tiene programas significativos para confrontar esta situacion donde las zonas empobrecidas son abandonadas, no cuenta con los recursos suficientes para lograr que la desigualdad economica y social sea menor. Sin incentivos para que el sector privado invierta en tales zonas mediante regulaciones de desarrollo urbano, las zonas mas empobrecidas de las zonas urbanas suelen a seguir en condiciones de deterioro social. De ahi surge la delincuencia, el consumo de substancias ilegales, el desempleo, y el deterioro de la infraestructura.

La expansion urbana en Republica Dominicana no puede ser combatida unilateralmente. Los Dominicanos que se han beneficiado del crecimiento economico que ha experimentado el pais han decido mudarse hacia afuera de las zonas urbanas porque tienen los recursos y han basado sus decisiones en la confianza de que tendran una mejor vida, algo que al fin del dia no es cierto en la mayoria de los casos. El sector privado ha decidido seguir los recursos economicos en vez de invertir en la igualdad economica. Y el gobierno tambien se ha visto forzado a responder a los Dominicanos con mas recursos economicos con el asfaltado de calles y carreteras, la construccion de acueductos, y la provision de otros servicios. Al final del dia, la expansion urbana en Republica Dominicana deber ser confrontada conjuntamente, empezando desde los gobiernos municipales.

Los gobiernos de las zonas urbanas del pais tienen que trabajar conjuntamente para proponer y aprobar reglas que ordenen el crecimiento urbano, enfocandose en el mayor uso posible del terreno que ya esta circulado por construcciones humanas y diversificando los usos en todo el territorio urbano. Se debe comenzar con la puesta de limites de donde no se puede construir mas para impedir mas expansion urbana innecesaria. Luego se debe analizar detalladamente los espacios urbanos libres y la factibilidad de construir hacia arriba no tan solo para condominios lujosos, pero tambien para viviendas economicas y centros comerciales para todas clases. Tambien se debe enfocar el uso mixto (comercial y residencial) de todas las zonas para que los ciudadanos tengan rapido acceso a productos y servicios de primera necesidad y se incentive el crecimiento sociocultural.

El plan de desarrollo urbano tambien debe incluir espacios para el crecimiento industrial, la creacion de areas verdes, culturales, y de deporte para el beneficio de los Dominicanos, la construccion de sistemas de transporte masivo por el sector privado, y la garantia de amplio espacio para los peatones en todo el territorio urbano. Tal diseño no tan solo reducira la dependencia del automovil y el uso de la energia importada, si no que tambien incrementara las relaciones sociales que fomentan cultura, reducira la obesidad, la depresion, la delincuencia, y el consumo de substancias ilegales, y impulsara el desarrollo economico y turistico de las zonas urbanas.

Republica Dominicana no puede seguir el modelo de la dependencia del automovil. Las medidas que el gobierno ya esta tomando para incrementar el uso del transporte masivo publico deben ser complementadas con planes para prevenir la expansion urbana innecesaria e incentivar al sector privado a invertir en areas empobrecidas y en mas proyectos de transporte urbano publico. Pero esto debe salir de los gobiernos municipales en las zonas urbanas del pais lo mas pronto posible, antes de que el pais sea muy dependiente de su parque vehicular.

La Ruta a Copenhague: Creando Un Tratado Efectivo

climate_negotiationsCon la declaración del Presidente Estadounidense, Barack Obama, de que los Estados Unidos tendrá una póliza este año para imponer un límite en las emisiones de dióxido carbono, los líderes políticos mundiales han comenzado a prepararse para negociar un tratado el próximo Diciembre para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial. Desde la aprobación por la mayoría de los países desarrollados del mundo del Protocolo de Kioto en el 1997, el mundo se ha quedado literalmente con las manos cruzadas con el tema del cambio climático. Como se ha confirmado ya varias veces por observaciones en nuestro clima y estudios por grupos de trabajos internacionales sumamente reconocidos, el cambio climático es quizás la peor amenaza que la humanidad enfrentara este siglo si el mundo no actúa para prevenir futuros cambios climáticos catastróficos.

Los Estados Unidos, con un nuevo líder que cuenta con la sabiduría y la capacidad política necesaria para finalmente entrar al siglo 21, ya ha comprendido de que no podrá salir de la recesión sin un esfuerzo para combatir el cambio climático. Como Alemania también ha confirmado, el combate al cambio climático creara nuevos empleos verdes incrementando la eficiencia energética, manufacturando tecnologías de energía renovable, construyendo sistemas de transporte público masivo y vehículos personales eléctricos y más eficientes, y creando oportunidades para la conservación de bosques y otros recursos naturales.

No tan solo se pueden recuperar los empleos ya perdidos con un esfuerzo estratégico contra el cambio climático, pero también se puede redistribuir las riquezas generadas en los últimos años para beneficiar a los que más están siendo impactados por la actual recesión económica. Ya no se trata sobre si debemos decidir por uno o el otro; se trata de dinamizar la economía mediante la lucha contra los males que nos han venido afectando y que nos afectaran mas en el futuro si nada se hace.

Lamentablemente, las buenas intenciones que nuestros líderes pueden tener en relación al combate contra el cambio climático pueden terminar en peores consecuencias. La razón es que el cambio climático, como es entendido en la comunidad científica, no se manifiesta de manera linear. Por ejemplo, no es cierto que siempre habrá un incremento en la temperatura media mundial que corresponderá exactamente a un incremento en la concentración de gases de efecto invernadero. Llegaremos a un nivel de tal concentración donde ya no podremos hacer nada. En otras palabras, el juego se trata de evitar sobrepasar un nivel peligroso.

Si la temperatura media mundial sobrepasa 2 o 3ºC, el sistema climático automáticamente forzara a los sistemas biofísicos del planeta a emitir emisiones de gases de efecto invernadero. Los bosques tropicales comenzaran a incendiarse más frecuentemente, los suelos emitirán mas dióxido carbono, los hielos congelados del norte emitirán los grandes depósitos de metano y dióxido carbono, y los océanos y bosques dejaran de absorber dióxido carbono. Esto iniciara un ciclo donde la concentración de estos gases incrementa rápidamente en el planeta y el planeta se calienta más, incentivando más emisiones y así siguiendo el siclo. Las consecuencias de este escenario serian catastróficas: la perdida de ciudades y propiedades costeras por el deshielo de Groenlandia y Antártida del Oeste y la expansión del agua marina, la intensificación de las sequias, las inundaciones, y las tormentas, la desaparición de una parte significativa de la biodiversidad, y ultimadamente la creación de una crisis económica mundial honda y sin reparo.

Por esta razón (el límite de 2 a 3ºC que tenemos), es sumamente importante que cualquier acción coordinada mundial que salga de Copenhague sea efectiva. La meta debe ser evitar que la temperatura media mundial sobrepase el límite. Lamentablemente, los estudios más recientes hechos por científicos reconocidos de la NASA y otras agencias han concluido que la concentración de dióxido carbono en la atmosfera que nos puede asegurar tal meta es simple y llanamente 350 partes por millón (350 ppm). Hoy, la concentración es 387ppm y sigue incrementando año por año. Otro lamento es que, nuestros líderes, los cuales en realidad tienen buenas intenciones, pretenden actuar con la meta de lograr de que la concentración de dióxido carbono no sobrepase 450ppm, un nivel que arriesgaría sobrepasar el límite.

Es por eso que es sumamente importante que en los siguientes 10 meses, con el movimiento mundial iniciado por 350.org, se logre llevar al mundo la simple realidad de que 350ppm es la concentración “benchmark” que el tratado de Copenhague debe comprometerse a lograr. No tan solo tenemos que eliminar las emisiones de dióxido carbono, también tenemos que reducir la actual concentración, y eso es algo que requiere aun mas innovación y inversión en la nueva economía verde. No tan solo tendremos que transformar el sistema energético para liberarlo de dióxido carbono y otros gases de efecto invernadero, pero también tendremos que inventar como convertir dióxido carbono en materia prima para uso económico.

Al fin y al cabo, la realidad es que un compromiso a actuar que sea insuficiente podría peor que un compromiso a no hacer nada. La razón es simplemente que si no podemos evitar sobrepasar el límite de la temperatura media mundial que sabes sería peligroso, sería lo mismo que no actuar. Los impactos serian iguales y realmente no estaríamos comprando tiempo significativo. Aun así, estaríamos dinamizando la economía mediante la innovación, la creación de millones de empleos, y la redistribución económica. Pero si esta recuperación económica no es mayor a los recursos que nos pudiéramos ahorrar para invertir en la adaptación si seguimos sin cambios, entonces no sería una mejor opción.

Las consecuencias para República Dominicana serian devastadoras si en Copenhague no se logra un acuerdo a llevar la concentración de dióxido carbono a 350ppm. Es probable que podríamos perder gran parte del sector turístico en este siglo; sufrir sequias, inundaciones, e tormentas más intensas (lo que afectaría nuestra agricultura e infraestructura); perder gran parte de nuestra biodiversidad, recursos hídricos, y otros recursos naturales que son tan importante para nuestra supervivencia; y ser afectados por un incremento en las enfermedades infecciosas. Eso es algo que República Dominicana, así como otras naciones de la región, no puede aceptar.

En mi opinión, el presente gobierno debería de tomar el liderazgo en los siguientes meses para convencer a la región (América Latina y el Caribe) a ir a Copenhague representados por los presidentes y primeros ministros de la región con un consenso de presionar a los Estados Unidos y al resto del mundo a comprometerse a la meta de 350ppm. El actual gobierno ha organizado varias cumbres relacionadas a como el país y la región pueden enfrentar la actual recesión económica. De igual manera, el actual gobierno debe, en los siguientes meses, organizar cumbres regionales con el propósito de discutir el tema, aprender sobre la ciencia más reciente, y llegar a un consenso de que los líderes de la región deben ir a Copenhague con la meta de convencer a los Estados Unidos y el resto del mundo al compromiso de 350ppm. El no lograr tal compromiso sería devastador para República Dominicana. Por lo tanto, el actual gobierno debe de tomar la iniciativa de hacer lo necesario para asegurarle un futuro viable a la República Dominicana.

Voz Dominicana Contra el Cambio Climatico

350Dominicana_thumbOriginalmente publicado en BBC Mundo.

“Nuestro propio futuro está en juego. Si no se hace nada, perderemos las playas del Caribe, los glaciares de Sudamérica, los bosques de la Amazonia, las zonas urbanas costeras y gran parte del patrimonio que nos da la calidad de vida que tenemos hoy”.

Así opina Carlos Rymer, el coordinador de la campaña denominada “350Dominicana”, un movimiento fundamentalmente de jóvenes con un fin claro: pedir al presidente Leonel Fernández que convoque una cumbre regional de mandatarios sobre cambio climático.

Quedan sólo cinco meses antes de la cumbre de Copenhague en diciembre, que buscará un nuevo acuerdo internacional que sustituya al de Kioto. Y Rymer cree que el cambio climático “es un tema donde los países de la region no pueden estar divididos, porque cualquier tratado los beneficiará a todos via financiamiento para el desarrollo de energías renovables y reforestación”.

BBC Mundo habló con el joven dominicano, quien se graduó en Desarrollo Sostenible en la Universidad de Cornell y recientemente terminó una Maestria de Administración Pública en Políticas y Ciencias Ambientales en la Universidad de Columbia, en Estados Unidos.

¿Por qué surgió 350Dominicana? ¿Cuál es el objetivo?

350Dominicana surgió por la necesidad de llevar el movimiento mundial llamado 350 a Republica Dominicana y al resto de América Latina y el Caribe.

El objetivo de la campaña, que comenzó en junio, es convencer al Presidente Leonel Fernández a tomar un papel importante en la región, llamando a sus homólogos a una cumbre regional sobre cambio climático.

La idea es que se pacte ir a Copenhague con una voz fuerte y unida que busque un tratado justo y efectivo, con 350 partes por millón de dióxido de carbono (CO2) como objetivo.

¿Por qué 350?

350 representa la concentración de CO2 en partes por millon (ppm) en la atmósfera, que impedirá cambios climáticos catastróficos.

¿En qué fuente se basa esa afirmación?

Según un estudio conducido por científicos de la NASA, (ver vínculo al estudio a la derecha) si la concentración de dióxido de carbono sobrepasa 350 ppm, la temperatura media global incrementará suficientemente para conducir a la aceleración de emisiones de gases de efecto invernadero por fuentes tales como los bosques tropicales, los océanos y el hielo permanente del Ártico.

O sea, si no se mantiene a 350ppm, las emisiones naturales globales se acelerarán sin control y causarán un incremento en la temperatura media mundial aún más elevado de lo previsto.

Es por esta razón que existe el movimiento internacional 350. La realidad es que las metas que la mayoría de los países más influyentes hoy están urgiendo -que se limite la concentración de dióxido carbono a 450-550ppm- no serán suficientes para evitar los daños catastróficos que podría traer un cambio climático acelerado.

¿A quién está dirigida 350Dominicana?

350Dominicana está dirigida a toda la población dominicana, incluyendo los dominicanos en el exterior. Queremos que todos los dominicanos conozcan los efectos que el cambio climatico traerá a República Dominicana.

¿Qué impacto está teniendo y se prevé que tendrá en el futuro el cambio climático en República Dominicana?

El cambio climático ya esta afectando el país drásticamente. Según un estudio que yo mismo realicé en la Universidad de Columbia (ver vínculo a la derecha), la disponibilidad de agua está cayendo en el país a causa de la intensificación de las sequías y la evapotranspiración, así como la caída de la precipitacion total anual. Específicamente, el estudio advierte que habrá una crisis severa de agua fresca en el país a finales del siglo a causa del cambio climático.

República Dominicana también se ha visto afectada por tormentas tropicales más intensas en los ultimos años. Y algunos acuíferos están siendo invadidos por agua salada debido a la subida del nivel del mar. Todo esto tendrán un impacto severo en la producción agrícola.

Y además tendremos que enfrentar la subida del nivel del mar. En nuestro país, que depende del turismo y donde la mayoría de las zonas urbanas están en las costas, ésto tendrá un impacto significativo. La subida del nivel del mar es la amenaza más grande a la calidad de vida en República Dominicana.

Read more…

Un Estimulo Verde en Republica Dominicana

green-jobs2La crisis economica mundial que azota al mundo es resultado de un desarrollo insostenible originado en Estados Unidos y replicado en muchos otros paises alrededor del mundo. El financiamiento facil que existia para comprar viviendas fuera de las areas urbanas, lo cual contribuyo significativamente al desplazamiento urbano que existe en todo el mundo, ahora se ha convertido en la amenaza mas grande al bienestar humano. La falta de planificacion urbana y control sobre el desplazamiento urbano en Estados Unidos creo un valor falso que suma a decenas de trillones de dolares estadounidenses.

A la misma vez, tal desplazamiento urbano promovio la dependencia del petroleo, ya que para vivir fuera de las zonas urbanas se requerian mas y mas vehiculos para el transporte privado. La carrera para construir viviendas sin algun plan o control tambien incentivo la ineficiencia energetica, requeriendo un mayor consumo de energia. Todo esto ha llevado a los paises que han seguido este modelo, entre ellos Republica Dominicana, a sufrir el impacto de la dependencia de los combustibles fosiles, el cambio climatico, y el desplazamiento urbano.

Con un nuevo lider mundial en Estados Unidos (Barack Obama), existe esperanza de salir de esta situacion en la cual debemos hacer mucho a la misma vez que tenemos que impedir el deterioro de la calidad de vida de todos. En Estados Unidos, el gobierno ha respondido con un Estimulo Verde. Tal estimulo verde dirige billones de dolares a las energias renovables, eficiencia energetica, transportacion publica masiva, educacion, nuevas tecnologias, proyectos ambientales, y empleos verdes. En las palabras del Presidente Barack Obama, estas inversiones no son por razones politicas, “son inversiones en las necesidas que por tanto tiempo han sido ignoradas.” El Estimulo Verde contempla crear millones de nuevos empleos verdes que aportaran al redesarrollo sostenible de ese pais.

En la Republica Dominicana, un estimulo verde dominicano es necesario ademas de las soluciones aprobadas en la Cumbre Nacional recientemente concluida. Las agencias gubernamentales y empresas privadas deben comprometerse a invertir mas en areas innovadoras que incrementen la competitividad del pais. Se debe invertir para aprovechar la innovacion juvenil; transformar el sistema electrico a base de la eficiencia energetica y las energias renovables; planificar e implementar estrategias efectivas de desarrollo urbano que eviten el desplazamiento urbano; promover mejores practicas en todos los sectores productivos; incentivar la innovacion tecnologica y el acceso al Internet y otras tecnologias de comunicacion; y promover la creacion de los sectores economicos del futuro.

En algunos aspectos, ya Republica Dominicana cuenta con algunos componentes de lo que pudiera ser un estimulo verde. El pais cuenta con una la Ley 57-07 que incentiva inversiones en la produccion de energia renovable. La Comision Nacional de Energia ha trabajado intensivamente para buscar inversiones en energias renovables, aunque no ha destacado la importancia de invertir tambien en la manufactura de tecnologis de energias renovables y en la investigacion y desarrollo de tecnologias emergentes. El pais tambien cuenta con una Secretaria de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales dispuesta a cumplir la ley y maximizar el uso sostenible de nuestros recursos naturales para beneficio de la poblacion. Finalmente, el pais tambien cuenta con organizaciones no gubernamentales y empresas privadas dispuestas a trabajar para un futuro sostenible.

Lo unico que falta para un estimulo verde es un compromiso nacional para tal. Un compromiso nacional debe ser complementado por acciones directas para garantizar innovacion y crecimiento en el sector agricola, una transformacion del sistema de educacion para que sea demandado por la juventud, un proceso de planificacion urbana que culmine en incentivos para la densidad urbana, la promocion del transporte publico masivo, incentivos al emprendedurismo, y un impulso a la creacion de nuevas tecnologias y servicios que puedan ser exportados al resto del mundo. Todo esto tiene un gran potencial de generar empleos verdes y promover un desarrollo sostenible en el pais que lo libre de la dependencia de los combustibles fosiles, varios problemas sociales, y la amenaza de un estancamiento economico.

Republica Dominicana debe de tomar los pasos necesarios para liderar la region en desarrollo sostenible. La crisis economica que afecta al mundo en estos momentos demuestra que el pais no puede seguir bajo un modelo insostenible que no valora los servicios ecologicos ni el bienestar social. La unica forma de salir de la actual crisis sin volver a retornar a ella en un futuro es mediante acciones concretas que garantizen el desarrollo sostenible a nivel nacional, en las zonas urbanas, suburbanas, y rurales, tanto como en el manejo de las areas protegidas y las relaciones con el resto del mundo. El desarrollo sostenible requiere una partida a las politicas tradicionales y un compromiso al cambio, la innovacion, y las oportunidades que demanda este siglo.

Post Navigation

%d bloggers like this: