Carlos Rymer

Sustainability, Life, and More…

Archive for the category “Natural Resources”

Urban Sustainability: Creating Lasting Prosperity in an Age of Transition

In 2008, humanity reached an important milestone that speaks to an ongoing trend. For the first time, more people lived in urban areas than lived in rural areas. This is important for various reasons, among them that cities can promise greater opportunities for people and help reduce people’s impact on the planet. It also presents key challenges. We have seen what lack of planning can do to large cities, including widespread sprawl and reduced quality of life for people. So, if the vast majority of people will eventually live in urban centers later this century, we have to make sure that we build cities to guarantee the highest quality of life for their residents while also minimizing the impact on their surroundings and the rest of the planet. How do we do that?

While there isn’t one clear way to guarantee that this happens, every city can work towards finding the right ingredients that will spur increased quality of life for people and lower per capita ecological footprint. As a goal, sustainability, or the ability for populations to endure for long periods of time while improving themselves, is the key to ensuring that every city guarantees the best quality of life for its residents while safeguarding the planet. Sustainability can lead to greater innovation, better-paying jobs, an improved urban environment, and lower resource intensity.

Throughout the world, many major cities are embracing the goal of sustainability through specific action plans drawn up by coalitions of government agencies, businesses, non-profit organizations, and individuals. In such action plans, everything that can help increase quality of life while minimizing the city’s impact is on the table. This includes replacing fossil fuels with clean energy, improving overall health of residents, increasing pedestrian-friendliness, building more energy efficient and livable buildings and neighborhoods, creating new and improving existing recreational opportunities, improving transportation, preventing urban sprawl through zoning, reducing waste, enhancing educational and job opportunities, and much more. All of these things not only help reduce a city’s ecological footprint, but also increase the quality of life of its residents through improved social conditions, greater outdoor opportunities, and enhanced economic growth.

One example of such an action plan is New York City’s PlanNYC, which not only initially set a host of specific goals to be achieved in the short term, but also sets long term ambitions to the year 2030. The plan is ever-evolving to align with technological improvements, economic conditions, and experiences. In addition, many of its goals include specific legislative provisions, economic incentives, and public engagement. It covers eighteen specific areas, among them Housing and Neighborhoods, Parks and Public Spaces, Public Health, Transportation, and Climate Change. It is a holistic plan that clearly states what the city will look like in 2030 and specifies how it will get there. It clearly understands the city’s challenges and impediments, and realizes that it needs to constantly evolve and engage politicians, businesses, and the public.

Over the coming decades, it is important for cities large and small to draft such comprehensive and inclusive sustainability action plans. Not only is this important because it can lead to innovation due to the uniqueness of most cities, but also because it will ensure lasting growth. We cannot continue to allow models where urban centers grow outwards into suburbs, leading to decreased quality of life, increased infrastructure costs and pollution, and greater ecological footprints. We need cities to lead in this wave and engage other cities in sharing what they have learned along the way. Sustainability needs to be taken seriously at every level by governments, businesses, and the public. And it needs to be seen as the way forward, not as a political tool or simply a nice thing to do.

As the human population increases and people continue to move towards cities, it is imperative that we act now before it is too late. We can do this through public engagement, city to city engagement, national policy, or international accords, but in the end it must be done if we are to reach sustainable levels of resource use that can guarantee better opportunities for future generations. Urban sustainability needs to become a bigger topic in the international public debate, not just in international conferences, but in mainstream media, government action, business outreach, and public advocacy. We now have enough examples throughout the world of how this can be done, and it is time for cities everywhere to take sustainability as their key to the future.

Advertisements

La Empresa Sostenible

Debido a la crisis socio-ambiental en que el mundo vive – desde el cambio climático a la perdida de ecosistemas a la deterioración social en comunidades marginadas – ha surgido presión pública demandando responsabilidad de parte del sector privado. Tal presión ha surgido por las centenas de casos de parte de empresas multinacionales donde se ha abusado del medio ambiente, la fabrica social de los trabajadores, y comunidades marginadas simplemente por el lucro al corto plazo. Ejemplos típicamente apuntan a las malas condiciones en las cuales trabajan los pobres en muchos países para multinacionales, la destrucción de ecosistemas vitales para la existencia de servicios ecológicos, y la negligencia de las comunidades marginadas en las cuales muchas empresas operan.

Como resultado de tal presión, en los últimos años muchas empresas han enfrentado la realidad de pérdidas económicas por falta de responsabilidad socio-ambiental, ya sea porque los consumidores se concientizan y dejan de comprar productos de tales empresas o porque tales empresas han chocado con la perdida extrema de los recursos naturales de los cuales dependían. Al chocar con tales realidades, han entendido que la única vía hacia un futuro prospero es mediante la sostenibilidad empresarial, también denominada como responsabilidad social corporativa.

Simplemente, la empresa sostenible es aquella que valora los tres aspectos pilares de la sociedad – ambiental, económico, y social – de forma balanceada. Tal empresa tiene como estrategia minimizar su impacto al medio ambiente, contribuir lo más posible en las comunidades en las que opera, y asegurar el buen trato y la felicidad de sus trabajadores. Además de tal estrategia, tiene un enfoque en la innovación, el servicio comunitario, el mejoramiento continuo, y la prosperidad de la empresa en el largo plazo. No es suficiente simplemente hacer uno o dos proyectos para crear una imagen de responsabilidad. Es necesario tener una cultura interna que en realidad construya el sentido de que la empresa debe cambiar continuamente como parte de su estrategia de minimizar impactos mientras se mantienen beneficios económicos satisfactorios.

La empresa sostenible normalmente tiene un plan estratégico que categoriza su labor en cada una de las áreas fundamentales – ambiental, económica, y social. En el área ambiental, no tan solo trata de minimizar su impacto mediante la reducción de desperdicios y contaminación, el uso de tecnologías y productos sostenibles, y la concientización de los trabajadores, sino que también busca la sostenibilidad en las comunidades donde opera. En el área económica, trata de incrementar la producción vía la innovación, creando productos y servicios con impactos mínimos y con mayor enfoque en la calidad de vida de los consumidores. Y en el área social, invierte en sus propios trabajadores y en el desarrollo humano de las comunidades en las que opera.

La tendencia a nivel global para las empresas es clara. Las empresas que se están reformando están cada vez más segura de su futuro porque tienen una base de consumidores y clientes fieles, además de ser cada vez más competitivas. El comportamiento en el área socio-ambiental de cada empresa ya es un gran factor determinante para el público. En el futuro, habrá más oportunidades para la empresa sostenible que para la empresa que siga operando irresponsablemente. Aunque también falte mucho que hacer a nivel de políticas públicas, el sector privado tiene un gran papel que desempeñar para asegurar un futuro prospero y sostenible para la sociedad.

A Brief Action Plan for Haiti

Last January 12th, Haiti was hit by a 7.0 earthquake that left its capital – Port-au-Prince – virtually destroyed. It left over 1 million Haitians homeless and resulted in more than 150,000 dead, making it not only the most tragic event in recent history in the Western Hemisphere, but also the event that could cost Haiti all the incredible progress it had made. In spite of the huge cost the earthquake incurred on Haiti, the surge in international support that followed to restore progress in Haiti could potentially put it on the path to sustained progress.

I have written before about the need to focus on more than just bringing in foreign investments and strengthening institutions in Haiti. While the two are very important, they cannot replace the need for restoration of natural resources and entrepreneurial citizens that can manage such resources while making a living. Here I outline 5 actions that should be part of a broad development plan for Haiti.

1) Rebuild Elsewhere

While the first instinct might be to rebuild right away in Port-au-Prince with better building methods and materials, the best thing to do might be to begin to focus the country’s main activities elsewhere where future earthquakes could cause little damage. This would mean a shift in government public works spending to a less vulnerable city, like Cap-Haitien. The goal of this would be to decrease the impact of a similar earthquake in the future if it were to happen. Of course, the location should also keep in mind vulnerabilities to hurricanes and sea-level rise.

2) Focus on Natural Resource Restoration

One of the most notable characteristics of Haiti is its lack of natural resources. A long history of resource degradation fueled by foreign policies and government corruption has virtually deforested the country, leaving it with little valuable topsoil for agriculture and water retention. While the situation is extremely critical, it is possible to embrace a long-term program of natural resource degradation that would reforest the country, restore valuable topsoil for agriculture, and make the country an attraction not only for tourism, but also for citizen-led natural resource based activities. Without natural resources, few industries will be able to prosper and Haitians themselves will have little opportunity to develop entrepreneurial activities.

3) Link Natural Resource Restoration to Jobs and Education

A large portion of Haitians live in the countryside where natural resource restoration is needed the most. Many of these Haitians survive on poor topsoils that produce very little food. Productive jobs are lacking and basic education is not always available. The process of natural resource restoration should be directly linked to jobs creation and educational programs. Those who currently live on exploiting what’s barely left should be given real jobs reforesting watersheds, strengthening creeks and rivers, and implementing sustainable agricultural systems overtime. At the same time, young people should receive hands-on education on natural resources restoration and management practices so as to leave the restoration effort to Haitians themselves when the time comes. This can have the effect of not just eliminating the need for citizens to clear hills, but also to lock in a strong incentive to continue conserving and restoring natural resources.

4) Promote More Local Entrepreneurship

Haitians have an impressive capacity to figure out how to make useful products from whatever they may have. This spirit could be a big source of income generation through small enterprises. Resources should be allocated to the promotion of local entrepreneurship to make use of natural resources as they are restored and to entice sustainable agricultural practices. Microfinance, local workshops, and NGO-led capacity-building could go a very long way at creating informal jobs with very little economic resources, and this has the effect of creating security and establishing a safe environment for bigger investments.

5) Establish More Partnerships

The UN Mission in Haiti, MINUSTAH, has played a key role in improving stability in Haiti. With the solidarity shown by the international community, it is time to ensure that more partnerships are established between Haiti and foreign institutions. Haiti should seek to partner with government agencies from other countries that have been successful at doing something that could be replicated in Haiti. It should seek to partner in a wide range of sectors that could bring great capacity to Haiti and create new opportunities for sustainable growth. While it is extremely important to make sure that Haitians feel empowered to lead their own development, it is also crucial to take advantage of what potential partners could offer to Haiti at little or no cost.

Clearly, a lot more needs to be done in order to ensure sustained progress in Haiti. There needs to be more done on security, on government institutions, and emergency response. But the five points I mention should be crucial elements of an Action Plan if Haiti is to make most use of the international support it will receive over the coming years. For too long have some of these elements been neglected by international supporters. It is time to wake up to these realities and embrace them as if they are equally important to what has been the focus in the past.

Impulsando el Desarrollo Sostenible en Haiti

haitiEn esta semana, un grupo empresarial dirigido por el ex-Presidente Estadounidense Bill Clinton, Enviado Especial de las Naciones Unidas para Haití, visito a nuestro vecino Haití para analizar los avances que se han logrando en términos de seguridad e institución. Bill Clinton aseguro que Haití está listo para recibir inversiones que puedan crear empleos y dinamizar su economía, con fines de impulsar un desarrollo sostenido. Aunque estos pasos son positivos y necesarios para Haití, escurecen una de las oportunidades más concretas de crear empleos y asegurar un desarrollo sostenible que devuelva a Haití su pasada riqueza en recursos naturales.

Sin detallar el porqué más del 90% del territorio Haitiano esta deforestado (eso es una discusión larga en sí mismo), quizás el reto más grande que tiene Haití es reforestar el territorio nacional. Sin una cubertura verde apropiada, no existirá suficiente agua para industrias, agricultura, o consumo humano, ni se podrá asegurar la viabilidad de las zonas urbanas que serán vulnerables a inundaciones. Por más inversiones atraídas y por más seguridad que resulte de MINUSTAH (la misión de las Naciones Unidas en Haití), gran parte del potencial económico no podrá ser sostenido sin una base confiable de recursos naturales.

Sin lugar a dudas, se ha hecho mucho para reforestar a Haití. Existen muchas organizaciones no gubernamentales en Haití que trabajan para impulsar la reforestación, y recientemente el gobierno Haitiano se ha comprometido a colaborar con República Dominicana y Cuba para crear un Corredor Biológico que dependerá en gran parte de la cubertura forestal. Pero también es real que la deforestación sigue incrementando agresivamente, con efectos hasta en territorio Dominicano. Y esto es razonable, ya que la falta de todos tipos de necesidades básica que representa la pobreza extrema conduciría a cualquier humano a hacer lo necesario para sobrevivir. Entonces, para frenar la depredación y impulsar una era de reforestación y restauración de los recursos naturales en Haití, se debe ejecutar un proyecto integral que no ha sido previsto.

Lo que Haití requiere para entrar a la era de restauración de sus recursos naturales es su propia versión del Plan Quisqueya Verde que se ejecuta en República Dominicana a una escala más grande y con la integración de otros aspectos sociales. Haití necesita ayuda extranjera para crear un plan de restauración de recursos naturales que cree empleos permanentes para aquellos que hoy están deforestando y educar a la juventud a manejar los recursos naturales que el plan creara en las siguientes dos décadas. Tal plan debe tener tres objetivos principales:

1) Crear empleos permanentes y satisfactorios para frenar la depredación forestal via pagos por servicios ambientales (reforestando, manteniendo cuencas hidrograficas, etc.);

2) Reforestar todo el territorio nacional en las siguientes dos décadas con una mezcla de plantas nativas y productivas, desarrollando también la producción agroforestal y agrícola; y

3) Crear un programa nacional de educación juvenil en el manejo de los recursos naturales que se crearan, agricultura, y ecoturismo.

Tal plan no será fácil por las amplias barreras que aun existen para coordinar acciones concretas en Haití, pero será necesario. No basta buscar inversionistas extranjeros cuando la población no se siente involucrada en su propio proyecto de nación ni cuando se impulsa soluciones concretas desde el público en general. Tampoco es suficiente un gobierno con instituciones que puedan coordinar actividades con nuevas empresas pero no puedan coordinar su propia gente en el impulso del desarrollo sostenible que necesita Haití. Todo esto es necesario, pero hay que crear la base de recursos naturales que sostendrá toda la ayuda internacional para generar empleos y sectores productivos en Haití.

Este es quizás el mejor momento para impulsar tal plan, ya que financiamiento se hará disponible en los siguientes años por el nuevo acuerdo sobre cambio climático que saldrá de Copenhague. Tal acuerdo necesariamente dispondrá de recursos para países vulnerables a la deforestación la frenen y en vez reforesten su territorio. Vía un mecanismo donde otros países financien la reforestación en Haití para absorber dióxido carbono, un plan de tal magnitud se podrá ejecutar en beneficio del pueblo Haitiano. Esta nueva línea de financiamiento para la reforestación, arriba de más ayuda que será necesaria de la comunidad internacional, podrá asegurar que en las siguientes dos décadas Haití se convierta en un país dinámico socioeconómicamente. Esto no sería bueno tan solo para el pueblo Haitiano, pero también para toda la región Caribeña y los ciudadanos de la comunidad internacional que sueñan con aprender más directamente sobre la cultura, tradiciones, y humildad del pueblo Haitiano.

¿Que es la Naturaleza?

bosqueEntrando al siglo 21, estamos enterados de manera jamás vista sobre lo que llaman la naturaleza. Para muchos, el conocimiento del término “naturaleza” se relaciona a las cosas no humanas que debemos proteger o conservar para evitar consecuencias graves. Un árbol, una flor, un ave, la lluvia, y hasta el sol subiendo sobre el horizonte – todos son percibidos como ejemplos de la naturaleza. La palabra “naturaleza” viene de la palabra Latina “natura,” la cual significa “carácter natural de las cosas.” Esta es derivada de la palabra Griega “physis,” que se refiera a la forma espontanea en la cual los animales y las plantas crecen. Mientras mas graves se convierten los problemas ambientales, mas quiere el publico que la sociedad tome acciones para proteger “la naturaleza.” Esto incluye todo lo que existe menos las cosas hechas por el hombre. Por esta razón, la definición es extremadamente ambigua, llevando a diferentes personas y culturas a tener percepciones diferentes sobre existencias biofísicas y el valor que les damos como sociedad.

Personalmente, me es claro que los humanos existimos en un mundo con ambientes diferentes controlados por las actividades biofísicas en nuestro alrededor. Entiendo que para lograr una sociedad sostenible – que pueda seguir avanzando y mejorando la calidad de vida de sus miembros indefinitivamente – se debe proteger y usar racionalmente e creativamente los recursos naturales y el capital humano. Pero también me es claro que para evitar los problemas de una definición ambigua como la de la palabra “naturaleza,” es necesario crear una definición específica o una percepción sobre la realidad que justifique nuestras acciones.

El problema del uso ambiguo de la palabra “naturaleza” es que es relacionada con cualquier actividad o idea humana que tenga en menta su mejoramiento. Por lo tanto, un político que quiera evitar las consecuencias graves del cambio climático es relacionado al “medio ambiente” o “la naturaleza,” aunque en realidad su mensaje sea más relacionado a la posibilidad de la sociedad humana de lograr una mejor calidad de vida en el futuro para todos. Por la misma razón, un “ecologista” que recomienda reducir la contaminación del aire o del agua para prevenir problemas de salud humana es típicamente denominado como alguien con un “interés especial,” aunque su único interés sea proteger la salud de los residentes de su ciudad. Este problema es el cual ha ocasionado una oposición fuerte contra tales “ambientalistas” de todos tipos y una percepción de que el “medio ambiente” o “la naturaleza” es un “interés especial” aunque en la gran parte se trate directamente sobre la calidad de vida de los humanos.

Como humano, justifico poner la calidad de vida de todos los humanos antes de cualquier otra cosa. Aunque muchos me denominen como “ambientalista,” “naturalista,” o algo por lo parecido, mis esfuerzos son típicamente por el bien de la humanidad y no tanto por el bien de algunas especies, un bosque, o aquellas cosas típicamente asociadas con la “naturaleza.” Esto es porque veo la percepción popular de “naturaleza” y “medio ambiente” como excesivamente confusa y por lo tanto pobremente entendida. Este es un intento de aclarar este problema para un mejor entendimiento.

Pensemos en un ejemplo típico de “naturaleza,” tal como un bosque. Un bosque verde y prístino es percibido como natural porque por la mayor parte no existe la influencia humana en tal ecosistema. La comunidad de plantas se formo sin intervención humana. Es algo donde existe la paz y harmonía, según la percepción popular. El bosque soporta la supervivencia de muchas especies y por alguna razón es mejor dejarla así que ponerle nuestras manos.

Por mi parte, veo tal bosque primeramente como un beneficio a la calidad de vida humana. Los bosques ofrecen muchos servicios importantes para nuestra calidad de vida. Los servicios son los productos de las funciones – las actividades y los espacios que mantienen estabilidad temporal – de las comunidades de un ecosistema. Incluyen la estabilización del clima regional (y en algunos casos, global), la purificación y el control de flujo del agua, la contribución de insectos para la polinización en la agricultura, la provisión de madera y otros productos forestales, entre otros. También percibo el bosque como una comunidad de plantas con especies en plena competición y sin ninguna piedad a otras especies que no son necesarias para su supervivencia.

Es un bosque con especies que supieron cambiar genéticamente con el tiempo y se adaptaron a su región, y por lo tanto habitan el lugar calificado como bosque o, popularmente, “naturaleza.” Si pensamos, esto no es diferente a lo que hacen los humanos. Las plantas y los animales que habitan un bosque habitaron dicha localidad porque es donde mejor pueden sobrevivir o donde más lejos lograron llegar. También están compitiendo sin piedad para asegurar su dominación sobre el ecosistema. Los humanos, por otro lado, hemos creado ciudades porque en ellas podemos sobrevivir mejor. En las ciudades, existen todos los recursos que requerimos, incluyendo la interacción social. Es típicamente lo que mejor pudimos hacer con nuestra estructura social para mejor poder sobrevivir. ¿Cuál es la diferencia?

La única diferencia entre el bosque, manglar, o arrecife coralino y la ciudad humana es que nosotros, como especies con capacidad pensativa, lamentablemente y afortunadamente percibimos cada lado de forma diferente a lo que pudieran percibir otras especies. Si las especies en el bosque pensaran, creo que verían a los humanos tal como algunos ecosistemas verían a las especies invasoras de hoy que toman control del ecosistema con el tiempo. Como humanos, tendemos a percibir lo que no está conectado a nuestra estructura social directamente de forma ambigua. Es por eso que hoy, aunque hemos cuantificado problemas “ambientales” e concluido que estamos en gran peligro, todavía percibimos el uso sostenible de los servicios que otras especies en agregado – servicios ecológicos – nos proveen como “interés especial” que tiene importancia pero que no dicta nuestra sobrevivencia.

En el siglo 21, la comprensión de lo que en realidad significa el desarrollo sostenible – la optimización del desarrollo humano para una mejor calidad de vida en el largo plazo – será significativamente importante. Y no será importante por la percepción popular de la “naturaleza” o el “medio ambiente,” sino porque es la única forma que podremos prevenir la sobrevivencia de la mayoría de la población humana en este siglo. El cambio climático, la escasez de agua fresca, la posible disminución de la producción agrícola, el crecimiento de la población humana, la perdida de la biodiversidad, y la falta de gobernabilidad representativa (la cual es necesaria para el desarrollo sostenible y no significa lo que popularmente se le llama hoy “democracia”) son temas que dictaran el futuro de la sociedad humana.

Nunca en el pasado la población humana había visto la calidad de vida que tiene hoy, aunque existe mucha desigualdad y otros problemas. Para seguir llevando una mejor calidad de vida a los que todavía no tienen el nivel de una gran parte de la población e incrementar la calidad de vida de la que ya tiene una muy por encima de lo que era típico, es necesario el desarrollo sostenible – la optimización del crecimiento humano para que este pueda ser indefinido. Pero para lograr esto, primero se debe entender lo que es. Quizás se pueda empezar por entender las percepciones que hemos tenido sobre nuestro mundo y las realidades que existen y enfrentamos. Se trata de eliminar la categorización de los tres pilares del desarrollo sostenible – medio ambiente, estado social, y economía – como “intereses especiales” y el entendimiento de cada uno como dependiente del bienestar de los otros dos. Esta sería una mejor percepción de lo que todos queremos decir con “naturaleza.”

Disponibilidad de Agua Dulce en RD Bajara Sustancialmente Este Siglo

sequiaEl siguiente articulo por Odalis Mejia fue publicado en el periodico HOY y es un resumen de un estudio sobre el impacto del cambio climatico sobre los recursos hidricos (ver aqui).

Una investigación realizada por estudiantes de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York establece que la disponibilidad de agua dulce en la República Dominicana se reducirá en 85% a finales del siglo, debido al cambio climático que además ocasionará  impactos severos a mediano plazo.

Advierte el estudio que ya se están viendo estos efectos con la sequía que afecta al país, la cual ha conducido a la reducción de la irrigación y la producción hidroeléctrica.

El estudio utilizó proyecciones del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas para determinar la disponibilidad de agua fresca per cápita.

La investigación concluye que debido a una reducción de 20% en la precipitación anual, un aumento en la evapo-transpiración y el incremento de  la población dominicana en casi 50% a mediados del siglo, la disponibilidad de agua dulce per cápita se reducirá de 2,200 metros cúbicos en la actualidad  a menos de 400 metros cúbicos en el 2100.

“La República Dominicana debe de tomar medidas inmediatas para planificar para el largo plazo, debido a que la disponibilidad de agua fresca se reducirá en 85% a finales del siglo, con impactos severos también ocurriendo a mediano plazo,” expone Carlos Rymer,  estudiante dominicano de postgrado de la Universidad de Columbia y autor principal del estudio que realizó junto a Nosisa Ndaba y Emmanuelle Humbelt.

Rymer apunta que las  proyecciones deben tomarse en cuenta porque coinciden  con el plan del  gobierno de convertir al país  en el “granero” del Caribe, cuando el sector agrícola consume  más del 70% del uso del agua dulce.

Recuerda que los planes de enfrentar la crisis alimentaría se basan en el incremento de la producción agrícola, la cual demandará mayor agua dulce mientras su disponibilidad se reduce drásticamente.

Acciones.  El estudio  recomienda la aprobación de una ley que rija el manejo sostenible de los recursos hídricos, para un plan de adaptación que incluya la conservación en el sector agrícola y las zonas urbanas. Sugiere  la desalinización del  agua del mar para uso doméstico, la protección de cuencas hidrográficas, y el cultivo de variedades   resistentes a la sequía.

Post Navigation

%d bloggers like this: