Carlos Rymer

Sustainability, Life, and More…

Archive for the tag “Cornell”

Eliminating the Income Tax

The global economic downturn has created the need to spur spending and investments. Despite central banks all around the world lowering interest rates to commercial banks to spur lending, we have not seen the kind of economic recovery that people expected, at least in the developed world. One of the reasons why the recovery has been particularly slow, especially on the jobs front, is because people are still generally cautious about spending and businesses are not investing nearly enough to create new jobs. I’m not a trained economist, but it doesn’t take an experienced one to know what is preventing more jobs from being created in the United States.

The Obama administration should be praised for taking the downturn to a stop. The Stimulus package clearly spurred an increase in productivity and brought job losses to a halt. With another year to go, it is expected that it will continue to at least keep the economy recovering at a reasonable pace. But as we see what’s happening with Obama’s agenda, from health care to climate change to financial reform, we know that people really would like to see a faster economic recovery. The question then would be if a faster economic recovery is possible. In the short-term, probably not. The government can choose to provide more stimulus, especially for local and state governments, but it can’t do anything innovative that can really create a big change in a short period of time.

Nevertheless, the government can secure faster economic growth over the long-term (say the next decade) if it did a few things. Surely, we need health care reform, financial reform, and a tax on carbon to spur innovation in clean energy. But we also need to reform a tax code that prevents jobs from being created and discourages saving and investing. After all, a lack of saving and too much overspending is what caused the economic crisis in the first place. It would therefore be prudent to encourage saving and investing, and discourage overspending to prevent future bubbles and secure steady, long-term economic growth.

So how do we do that? Robert Frank, a Cornell economics professor at the Johnson School, explains why eliminating the income tax would be a good thing. It would spur higher levels of consumer spending as incomes would be higher. This would have the effect of putting more dollars into the economy, which in turn would create more jobs. For those on the upper income brackets, it would lead to an increase in saving and investing as those with more money will have a higher amount left over after total consumption. This, too, would have the effect of creating more jobs.

Now, in a time like this we would like to have higher spending, but for the long-term, when economic growth is stable, it would not necessarily be too good to encourage overspending. This could lead to what we saw with the residential real estate market, where over-lending led to overbuying until the bubble burst. On top of that, eliminating the income tax without creating an additional source of government revenue would balloon the federal deficit, something that would be politically and fiscally unsustainable. So, in place of the income tax, professor Frank suggests implementing a “progressive consumption tax.” The idea here is pretty simple. You get a tax on how much you spend on goods and services annually, and the more you spend, the higher your tax bracket.

A progressive consumption tax would have the effect of increasing revenues for the government, especially from higher spenders. In effect, this would shift the tax burden away from the middle class and into the highest earners. While this may seem a bad thing for very wealthy people, in reality it may turn out to be good for them as well. Here’s why. A higher tax on big spenders would provide an incentive to spend less on luxury (reader: “what?” author: “wait, read on”) and invest more on things that provide actual returns, which would not only create more jobs, but also bring up wealthy people’s productive assets. When the financial markets crashed, a lot of people lost more than what they should’ve lost because they had not invested in productive assets. Instead, they had overspent on luxury, fueling others from lower income brackets to overspend as well and therefore fueling bubbles. So, in the end, it’s better to have an incentive to invest in productive assets than one to overspend on luxury. And this is what a progressive consumption tax would do.

In effect, these tax changes, coupled with new taxes on externalities to get rid of waste and harm, would create new and better jobs, increase federal revenues, lower unnecessary government spending, slash the federal debt and deficits, and create a more competitive environment in which society can prosper. Now, what are the chances of this being considered in the short term? Definitely closer to zero than to one hundred. The upcoming elections, the Obama agenda, and the public’s discontent with government will make something like this unlikely to come up soon, but talking about it consistently to give people an idea of what it would mean could increase its chances of becoming reality in the future.

Advertisements

El Cambio Climatico Como Oportunidad

_42996689_carlos416Originalmente publicado en BBC Mundo.

Las universidades de EE.UU. son el escenario de una revolución y lo que está en juego es nada menos que el futuro de todos, de nuestro planeta.

En más de 600 universidades, los estudiantes desarrollan campañas, exigiendo que sus escuelas se comprometan a reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Si bien el gobierno estadounidense no ha firmado los compromisos internacionales en la materia -como el tratado de Kioto- los jóvenes han decidido que son ellos los que deben mostrar liderazgo.

Carlos Rymer, de 19 años, es estudiante de desarrollo sostenible en la prestigiosa Universidad de Cornell, en Ithaca, en el estado de Nueva York. Nacido en EE.UU. de padres dominicanos, ha sido uno de los líderes de la campaña que llevó a Cornell a comprometerse este año a un programa de reducción de emisiones.

Rymer -quien también tiene una fundación en República Dominicana- dijo a BBC Mundo que es hora de ver el cambio climático como “una oportunidad para transformar la sociedad”.

¿Cuándo comenzó tu lucha por un campus verde en la Universidad de Cornell?

Los impactos del cambio climático ya se estaban intensificando en el 2005. Sabíamos que las universidades de este país debían hacer más para combatir este problema y también para enseñar el liderazgo que las escuelas y los estudiantes quieren que el gobierno tenga.

Hay una organización llamada Kyoto Now (Kioto ahora) . Me involucré con esa organización, fundada en el 2001 y comenzamos una campaña, Beyond Kyoto (Más allá de Kioto) porque sabíamos que la universidad iba a llegar a la meta de Kioto, que era reducir sus emisiones un 10% para el 2012, en relación a los niveles de 1990.

Empezamos la campaña y lo que queríamos era que la universidad se comprometiera a reducir sus emisiones a cero. Comenzamos a recolectar peticiones, a hablar a la gente, a trabajar con la prensa, y en noviembre del año pasado tuvimos una conferencia con estudiantes de universidades del Ivy League -un grupo de escuelas aquí en EE.UU. prestigiosas- y decidimos que íbamos a trabajar para que el Ivy League se comprometiera a reducir las emisiones a 0 para el 2008.

¿Cual es la situación actualmente en tu universidad, Cornell?

Cornell se ha comprometido a reducir emisiones a 0, pero no tiene una fecha todavía.

Mencionaste 2005 como un año en que se sintieron claramente los efectos del cambio climático. ¿Qué sucedió?

En el 2005, en el verano especialmente, en EE.UU, hubo unos cuantos huracanes que fueron muy fuertes, pero en la región donde yo vivo, en Nueva Jersey, en el noreste de EE.UU., había una sequía muy grande. Durante una semana estuve en una caminata por una cordillera de montaña y no había agua en ningún arroyo, en ningún río, todos los arroyos estaban secos y no teníamos agua. Eso es algo que nunca habíamos visto, y eso me hizo ver de un modo claro que esto es algo muy grande.

La temperatura ha aumentado nada más 0,8 grado centígrado en los últimos 40 años y va a incrementarse por lo menos 0,6 más. No me imagino como puede ser eso, será algo que va a impactar el planeta muy fuertemente.

Y luego tuvimos el huracán Katrina, y Rita y los otros huracanes, que hicieron mucho daño en Louisiana y en Texas, y eso me convenció de que debemos comprometernos a reducir completamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ustedes hablan de reducir a cero, o impacto neto 0, como un sinónimo de ser carbon neutral, o neutral en las emisiones de carbono, ¿qué quiere decir esto exactamente?

Entiendo que sería más difícil para un país, porque es difícil cambiar el transporte, cancelar por ejemplo las plantas térmicas a carbón, pero en el campus nosotros podemos hacer el cambio a energía limpia, porque nosotros la compramos de una compañía que vende la electricidad.

También tenemos recursos locales y podemos instalar molinos de viento. En el pasado la universidad de Cornell ya tenía un plan para instalar cuatro molinos de viento que le darían 20% de electricidad al campus, pero lo tuvieron que cancelar porque había unas cuantas personas opuestas en la comunidad.

Ahora que la universidad ha firmado el compromiso, tenemos dos lugares que estamos mirando para desarrollar molinos de viento.

¿Pero cómo logran esa neutralidad o impacto cero?,¿Toman otras medidas como plantar árboles, que se usan como un crédito positivo a la hora de calcular el impacto que tienen en el medio ambiente?

En electricidad, queremos que sea todo energía limpia, pero con los vehículos sería algo más difícil, o con el traslado de profesores que viajan a otros lugares. Entonces vamos a comprar lo que se llama carbon offsets, o sea, alguna compañía en otra parte del país o del mundo hace alguna actividad que previene o reduce las emisiones de gases de efecto invernadero. Y entonces es como un crédito que compramos, tenemos el título de esas emisiones que fueron reducidas y lo usamos para decir que nosotros reducimos las emisiones que no pudimos prevenir en el campus.

¿Cuándo se verán en la realidad los cambios en el campus?

Bajo el compromiso tenemos dos años para desarrollar un plan y poner una fecha, pero ya el presidente de la universidad se comprometió a que el plan sea desarrollado en el año académico que viene.

Quizás en mayo del 2008 ya tengamos un plan y tengamos ya que comenzar a reducir las emisiones. Y nosotros los estudiantes vamos a trabajar para que la fecha sea lo más pronto posible. Los molinos de viento, por ejemplo, tardarían dos años en instalarse y son proyectos que le ahorrarían a la escuela mucho dinero.

Pero ya estamos viendo unos cuantos efectos del compromiso, por ejemplo, ya que la universidad se comprometió a que todos los edificios que sean diseñados de ahora en adelante tienen que ser verdes, o sea, eficientes en el uso de energía, usar materiales reciclados, la energía del sol.

Tenemos entendido que el documental de Al Gore jugó un papel fundamental en estimular el interés de los estudiantes en actuar ante el cambio climático.

El video de Al Gore fue increíble, cada vez que lo enseñábamos en el campus venía mucha gente a verlo y cuando salíamos a recolectar firmas para las peticiones nos decían, “yo vi la película de Al Gore y estoy convencido de que tenemos que hacer algo”.

Esa película hizo despertar a todo el mundo.

El gobierno de EE.UU. no ha ratificado Kioto. ¿¿Piensan entonces ustedes que deben asumir la responsabilidad ya que el gobierno no lo hace? ¿Cómo ven su papel?

Yo creo que el movimiento de los jóvenes sobre el cambio climático es el que en verdad esta enseñando lo que se debe hacer. Más de 600 universidades en el país tienen campañas para hacer que sus campuses sean carbon neutral y más de 250 escuelas ya se han comprometido.

No sólo eso. Estamos organizando marchas, yo organicé una en Nueva Jersey y habrá otras en Iowa y New Hampshire en el verano. También nos reunimos líderes y decidimos que en las elecciones del 2008 nosotros vamos a hacer que los candidatos hagan este tema una prioridad en su campaña.

Ya le hemos preguntado a casi todos los candidatos cuál es su plan para el 2008 para reducir las emisiones.

La administración de ahora no quiere hacer nada sobre este tema, el movimiento en verdad está en los jóvenes, nosotros somos los que estamos aplicando las soluciones que se deben de aplicar.

¿Cómo has llevado estas ideas a Republica Dominicana?

Yo viví en Republica Dominicana durante siete años, mi papá vive allá y conozco a muchas personas, entonces en enero pasado yo estaba allá y establecimos “Romana Sostenible”, hay unos cuantos profesores, también me ayudaron personas de mi familia.

Lo que tenemos planeado hacer es avanzar el desarrollo sostenible del país y ahora mismo estamos trabajando en un proyecto de energía eólica. Ya el país pasó una ley para impulsar el desarrollo de fuentes de energía renovable.

Nosotros tenemos una propuesta que vamos a presentar en el verano, para que pasen otra ley diciendo que la energía renovable debe abastecer el 50% por lo menos de la energía primaria para el 2020.

Es algo que sería económico y bueno para el medio ambiente de este país, y es algo que sería muy posible con la caída de los precios que estamos viendo de las energías renovables.

Nuestra misión es promover el desarrollo sostenible. También estamos haciendo agricultura sostenible y sostenibilidad urbana y vamos a trabajar con educación sobre desarrollo sostenible en las escuelas secundarias.

En países de América Latina muchos estudiantes pueden pensar que tal vez hay otros problemas más urgentes, como la falta de recursos, falta de trabajo, universidades de paro. ¿Qué les dirías a otros jóvenes en cuanto a la necesidad de liderazgo y la urgencia de hacer algo?

Esto se conecta a algo en lo que estoy trabajando. Estamos comenzando una organización aquí en Nueva Jersey y lo que queremos hacer es cambiar cómo la gente mira al tema de cambio climático, queremos que se pueda mirar el tema como una oportunidad de transformar la sociedad.

Lo que estamos haciendo es poner al cambio climático como el síntoma más grande de todos los problemas que tiene nuestro sistema económico y nuestro sistema político ahora mismo mundialmente.

Estamos diciendo que lo que debemos cambiar en realidad es cómo se desarrolla la política y cuál es la estructura del mercado y estamos usando el cambio climático como un tema que está conectado a todos los otros problemas, como la pobreza, la agricultura, la salud.

Muchos de los temas que la gente tiene como su primer interés están conectados al cambio climático, y podemos usar el cambio climático como evidencia de que debemos transformar la sociedad, porque eso es en realidad lo que necesitamos. Si lo ponemos de esa forma, creo que podemos atraer a muchas más personas, atraerlas a promover algo que puede transformar nuestra sociedad.

Creo que los jóvenes en Latinoamérica deben hacer la conexión entre cambio climático y los otros problemas en los cuales ellos están trabajando, ver que hay una conexión y si pueden promover soluciones en una manera diríamos más visionaria, que sea más transformativa de la sociedad, sería mejor no solo para el tema que están trabajando, sino para todos los problemas que la sociedad tiene en estos momentos.

Imagino una estudiante de economía en Uruguay, de ingeniería en Colombia, de sociología en Perú…¿que tipo de transformaciones podrían estos estudiantes conectar con el cambio climático?

Si miramos el cambio climático desde el punto de vista económico, mencionando las alternativas que hay para usar energía por ejemplo -y en Latinoamérica muchos países son dependientes de importar petróleo- si lo miramos desde el punto de vista económico, sería más barato usar fuentes de energía renovables como la energía eólica. También crearía mucho trabajo.

Otro ejemplo. En la agricultura, el cambio climático está creando mucho estrés por los cambios de precipitación y temperatura. Si miramos al tema de forma de tratar de adaptarse y hacer una agricultura más sostenible, por ejemplo no usar tantos fertilizantes que requieren hidrocarburos para ser producidos, o prácticas que prevengan emisiones de metano, es mucho mejor hacer la conexión.

Seguramente, muchas de las medidas que recomiendan para el campus, podrían aplicarse a la oficina donde uno trabaja. Los que no están en la universidad, ¿qué pueden hacer en su lugar de trabajo?

El lugar de trabajo es otra oportunidad, si pueden hablar con los que toman las decisiones para ver qué se puede hacer para reducir el impacto, pero también pueden hacer cosas más pequeñas como promover el cambio de los bombillos incandescentes o cambios de los productos, como material y papel reciclado y usar menos materiales, por ejemplo, en empaque.

Si algún estudiante quiere contactarte, ¿a dónde puede escribirte?

Hay dos organizaciones muy buenas, The Association for the Advancement of Sustainability in Higher Education (Asociación para el Avance de la Sostenibilidad en la Educación Superior) http://www.aashe.org, ahí en donde dice contáctenos está la dirección de correo, ellos tienen muchos recursos.

La otra es la organización que se llama Energy Action, la que está encargada del Campus Climate Challenge (Desafío Climático del Campus) y la página es http://www.campusclimatechallenge.org

Yo trabajo con esas dos organizaciones, pero también siempre me pueden escribir a mí. La dirección es cmr55@cornell.edu.

Post Navigation

%d bloggers like this: